El chascoparto

Elegimos una obstetra que era un amor, pero con mil pacientes. Nos recomendó hacer un curso preparto más largo del que cubría la obra social, para conocer mejor a las parteras. Conocimos a tres, nos parecieron copadas y, al menos a mí, me transmitían seguridad.

Era el día D. Siete de enero. El día de la fecha probable de parto. Arranqué con contracciones fuertes mientras compraba dos kilos de helado. Pedía los gustos más cochinos entre contracción y contracción.
Esa tarde a las cinco tenía obstetra. Cuando llegué y me revisó, me dijo que tenía dos centímetros de dilatación. ¿Es suficiente como para salir corriendo a la clínica? No. Igual ella me mandó a hacerme un monitoreo y me dijo que probablemente Julia se venía en pocas horas.

Llegué a la clínica y el monitoreo daba contracciones de trabajo de parto. Ya me podía quedar internada. Llamé a mi partera, no atendía.

No podíamos internarnos sin mi partera, así que pasaba las contracciones en el hall de la Trinidad. Y no, no es un lugar cómodo para relajarse y respirar. Cuarenta minutos después llego una chica que no pasaba los ventipico y no sólo no era ninguna de las parteras que conocí sino que nunca había oído de ella. La vi y sentí que estaba sola. No había chance de que me sintiera cómoda con ella. Estaba más perdida que yo.

Y así ingresé a la sala de preparto y conmigo cuarenta personas que iban y venían, me tenían atada, monitoreando a Julia, pero con esa excusa yo ni moverme podía cuando venían las contracciones. Iban y venían, yo no podía siquiera incorporarme ante cada contracción. me retorcía en la camilla. La partera me hizo tacto. Seguía con dos centímetros.

No sé cuánto tiempo pasó, sólo sé que tipo diez de la noche llegó mi obstetra y otra vez tacto: “seguís con dos centímetros, bueno, esto no avanza, y la gordita ya está molesta, yo recomiendo cesárea, si no capaz estás toda la noche y no dilatás, viste”

Y acepté. Y me arrepentí a los cinco minutos, pero ya me estaban abriendo al medio.

En menos de quince minutos estaba viendo a Julia saliendo de mi panza. Y si, fue lindo, me bajaron la tela para que la vea salir.

Pero me quedé con la sensación de que estaban todos chochos por haber terminado de laburar a las diez y media y poder irse a su casa.

En ese momento me dediqué a disfrutar, pero ahora, que pasaron meses, pienso por qué no me quedé en casa, pasando las contracciones tranquila, con Andrés y mi vieja, con mis gatos, mirando tele en los descansos. Por qué me dejé apurar, por qué no defendí mis tiempos. ¿Es cierto que Julia estaba ya sufriendo? Nunca lo voy a saber. Porque no me lo explicaron bien, sólo me lo dijeron sin mostrarme nada. Era así. Palabra santa.

Entonces entendí lo importante de exigir un parto respetado. Sin dudas, en mi próximo parto, primero voy a escuchar a mi cuerpo, y después a mi doctor.

Anuncios

34 comentarios en “El chascoparto

  1. porque te hicieron cesárea? simplemente porque es más fácil (para el obstetra claro), porque así cobran por el trabajo extra, y porque como vos decís… a las 10 y media ellos estarían tranquilos en su casa…

    • Y sí, lamentablemente. Igual yo hice todo lo que me dijeron sin chistar, pero también estaba muy dolorida, en ese momento una no está muy lúcida o en condiciones de ponerse a exigir explicaciones.

      • parí en casa y cuando pasaban las horas y yo seguía en 2 de dilatación y se me proyectaba toda una noche así de divina, si alguien me decía “sufrimiento fetal”, o ni siquiera, si me daban a elegir, era Abrime como a un queso YA. Pero si estás tranca se te abre, cómo se te va a abrir si tenés miedo, estás tensa, rodeada de desconocidos, con luz de tubo…?, a ninguna hembra se le abre. pero bueno, está bueno que te pase esto, es bastante normal, y está bueno decirlo, pq gralmente nos quedamos en “pero está sanito y vos estás bien”, y es una inquietud re válida. aguante.

      • Tenés razón, n. Yo también siento que podría haber dilatado con más tranquilidad. Hiciste el relato de tu parto? Me gustaría leerlo!

  2. Supongo que en cada uno es distinto. Yo perdía líquido a la semana 37 con los 3 y no había de otra, era cesárea. No me arrepiento porque soy cero resistente al dolor y creo que hubiera muerto en un parto. Pero como dije antes, cada una es distinta.

    • Bueno, pero en tu caso es distinto. Ojo, capaz yo nunca dilataba y terminaba igual en cesárea, pero lo que me jodió más fue el trato, que no me explicaran nada, que no me dejarán moverme, que me boludearan.

  3. Tenes razón en que debían informarte mejor, pero entiendo que en ese momento, cuando estas ahí… Pariendo… No entendes nada… Es difícil. Por suerte como bien dijiste… En tu próximo parto las cosas serán diferentes, infórmate desde antes, el parto vaginal después de cesárea existe y no es riesgoso. Yo también me arrepiento de cosas que pasaron durante el parto de Manuela, y aprendí… El próximo será diferente 🙂

  4. pensa que todavia tenes tu parte femenina sanita y linda …despues de un parto no es lo mismo…y julia salio rapidito y sin tanto sufrimiento…tuve mi primer hija por cesarea…me paso algo parecido a vos…pero meenanto!!!! no me dolio nada!!! y en el segundo parto le decia al medico…haceme cesarea!!!! y el me dijo que no, que todo estaba bien…asi que la segunda nena fue por parto natural…9 lindas horas de contracciones y salio victoria..ja despues me hice experta y mis hijos tres y cuarto casi los tengo por el camino!!ja—que poderosas somos las mujeres…beso

  5. Mi primer parto fue natural, pero tenía 20 años y nadie me explicó nada ni me preguntó nada, me trataron como a una boluda y la partera fue casi agresiva porque yo no podía respirar como se supone que debía hacerlo. Era pendeja, pero además es cierto que uno es muy vulnerable en esas instancias, por eso para mi segundo parto (16 años más tarde…) me informé y busqué obstetra hasta sentirme cómoda. Hay un modelo muy paternalista en la medicina y a mí eso me rompe la bolas. Si bien ellos son los que “saben” yo creo que – cuando no hay riesgo de vida – su función es informarte, aconsejarte y dejarte decidir a vos, pero es difícil enganchar un médico que no te subestime porque no estudiaste medicina.
    Hice mi trabajo de parto en casa, tranquila, baño de inmersión, twitter y cuando ya no daba más fui a parir y un poco por suerte y otro poco por determinación, tuve un parto perfecto y acá estoy, con una hija adolescente y otra bebé de 10 meses, feliz de haber reincidido en la maternidad. Seguro tu próximo parto va a ser así porque ya sabés qué cosas no querés. Igual tu chola es tan tan hermosa que compensa mil millones de veces cualquier chascoparto!

    • Que lindo que tuviste esta oportunidad de disfrutar de tu parto. Y que loco volver a tener bebita con otra edad, acompañada de tu hija adolescente. Que flash. Me encanta.

  6. me encanta lo del parto respetado, pero también hay que tener en cuenta que por mas que una quiera tener un parto con delfines, si el bebé está sufriendo hay que hacer lo que dice el médico! esta es mi postura. besos

  7. Seguro lau, opino como vos, pero luego de un tiempo de haber parido me doy cuenta de los manejos de los médicos. El no darte información, no dejarte mover, no respetar tu privacidad. No dudé un segundo cuando me dijeron que Julia estaba sufriendo, pero me lo dijeron, nunca vi nada que lo avale, y recién hacia cinco horas que había arrancado con contracciones. Justo cinco minutos después de que llegara mi obstetra y justo a las diez pm. Esa cosa de “es así xq soy médico y no tengo por qué explicarte” me molesta.

  8. Está bueno que la experiencia ayuda para tener claro lo que querés para la próxima. Y QUE PENSÁS EN UNA PRÓXIMA, sos mi idola. (agregá la opción de suscribirse por mail, así me llegan al correo y no se me pasa ninguna entrada!) Te quiero ❤

  9. (me dieron ganas de contar el mío)
    En noviembre del 2008 hizo mucho calor, yo había engordado 18 kilos, de los cuales contaba sólo 13, porque también, al momento de quedar embarazada, esta flaquísima.
    Mi obstetra, además de ser un genio, estaba que se partía al medio de fuerte. El padre de mi hija no me acompañaba a las consultas, pero mi vieja se anotaba y la pasábamos bárbaro baboseándonos con el Dr. Guillermo Lobenstein.
    Una semana antes de que nazca Ulla, tenía consulta como todos los martes del último mes, ya venía con mucha molestia, ballena encallada y no podía respirar. Me mandan a monitoreo pero antes vino Papito Lobenstein y me hizo tacto. A continuación, diálogo con mi madre que tuvimos cuando el doctor nos dejó solas en la sala, yo conectada con los cables del monitoreo, acostada e inmóvil. Diálogo de dos ignorantes de la medicina. La Tota y la Porota, un poroto…
    yo:-Cómo saben cuánto tengo de dilatación? Cómo saben que es 2 cm y no 3 cm por ejemplo?
    mi vieja: -Debe ser que te mete la mano, si le entra un dedo, es un centímetro, si le entran dos dedos… dos centímetros y así…
    yo: -Que me meta la poronga!
    Fue tanta la risa, que yo empezaba a chorrear pilladitas de incontención y los latidos del corazón de Ulla que se escuchaban por el monitoreo, parecían un recital de Metallica. Vino una enfermera alemana y nos cagó a pedos, mi vieja se fue y yo terminé el monitoreo toda meada.
    Una semana después empecé con contracciones el lunes a la noche, en unas horas fueron rítmicas y no dormí nada. En la tele me enganché El doctor y las mujeres de Robert Altman, uno de mis directores preferidos. En la peli, Richard Gere es obstetra, termina con un parto muy emotivo, yo lloraba a mares a las 6 de la mañana. A las 12 tenía turno pero me fui antes, llegué a las 10. Era tanta la cara de no dar más que tenía, que Lobenstein me hizo pasar, 2 cm y medio de dilatación “Es muy poco todavía, pero tenés el cuello del útero muy lindo como para que sea hoy” Me dijo que me vaya a caminar unas horas, si había más de 1 cm de dilatación, me quedaba internada. Fuimos a caminar en familia, fuimos a comer en familia, yo quería ravioles porque habíamos visto Esperando la carroza y estaba antojada. Pedí ravioles, me los trajeron con una cucaracha, no comí nada, quería morirme: me habían hecho un tackle al último antojo del embarazo. Volvimos a caminar y cuando llegué, cerca de las 2 de la tarde a la consulta de nuevo, tenía 4 cm. Me quedé internada, me asignaron habitación, yo ya estaba muy molesta, no había dormido por más de un día, a las 6 de la tarde me hicieron goteo y las contracciones se pusieron muy dolorosas, a las 22 y media nació Ulla. Parto natural. Podría haber sido más largo sin goteo, pero fue bueno así. En el parto pujé como 8 veces para que la den vuelta porque tenía la cara mirando para arriba, cuando estuvo lista, recuerdo que la partera dijo “Se inicia el parto”. Me sonó a despegar en un aeropuerto, pujé dos veces y Ulla salió con todo. Una boludez y una hermosura. Me la pusieron inmediatamente arriba mío antes de llevársela a neo y a mí me fajaron entera, cuando me la trajeron de nuevo, yo no podía parar de llorar, intenté darle la teta de la inexperiencia y nos llevaron en camilla hasta la habitación. “Te trajiste a la tribuna” dijo el doctor. Después de que entré a la habitación, vino un mundo de familiares y amigos a conocer a Ullita. Fue uno de los días más felices de mi vida.
    Sólo una cosa cambiaría si algún día paso por un parto de nuevo: que el Melqui esté en neo. Nada más.

    • Que hermoso parto!
      “Se inicia el parto” me encantó, como para acordarselo toda la vida. Y que loco que es cuando te la dan. De pronto tenés tanto encima. Una locura. Me encantó tu parto. Gracias por compartirlo, hermosa.

  10. Leo tu posteo y siento que es mucho de lo que me pasó a mi.

    “La beba está muy arriba flaquita! (20 kilos engordé en el embarazo y este hijo de puta me dice flaquita) podemos estar así toda la noche. Contracciones cada dos minutos por el goteo y dale metele cuchillo.

    Después te ponés a pensar y decís, si ese día no iba a control ni me mandaban a internarme.

  11. Q BESTIALIDAD, HORRIBLE TODO. “QUE ME META LA PORONGA”, UNA MAMA A PUNTO DE PARIR Y DICIENDOLE A SU MADRE, TE JURO QUE ADEMAS DE NO PODER CREERLO, SIENTO MUCHA PENA POR VOS. Y ASCO.

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s