El momento después

Me quedé con ganas de hablar de un momento increíble y es cuando tu bebé acaba de salir de la panza. Ya sea como en mi caso, por cesárea, o por parto normal, creo que debe ser lo mismo.

Cuando te separás de tu hijo por primera vez. Y ya no importa absolutamente nada si te abrieron y cómo te coserán, si tenés episiotomía, que falta la placenta, que la sangre, nada. De pronto vos no sos más importante y todo lo que importa en tu mundo está envueltito ahí, en los brazos de la enfermera.

A mí me la acercaron y me dijeron “dale un besito” y yo hice caso y la besé, sin pensar demasiado, sin llorar, sin entender nada. Cuando se la llevaron recuerdo que lo único que quería era saber que estuviera bien y sana y tenerla de vuelta.

Más allá de conectar o no al toque, de amarlo o de no entender nada, es algo primario, animal: te importa más que tu propia vida. Y te incorporás, y podés todo gracias a que tu cuerpo, todo tu organismo está trabajando para que vos cuides a ese ser que sin vos se muere.
Yo estuve tres días sin dormir, extasiada, feliz, nunca tuve mejor humor en mi vida.

¿Cómo vivieron ese momento ustedes?

20130527-103557.jpg

Anuncios

21 comentarios en “El momento después

  1. Después de la anestesia ya no tenía dolor así que comenzó la cesárea.
    Tenía las manos heladas y las enfermeras me daban unas bolsitas como de suero que estaban tibias.
    Lo que no sabía que iban a hacer es esa presión sobre la panza, me agarraron desprevenida y ahí la sacaron.

    No lloró, gritó. Grito MUY fuerte y el doctor dijo que tenía una cabeza muy grande. Yo nada callada, hasta el clásico “dale un besito” y ahí no se de donde pero se me explotaron los ojos en un millón de lágrimas. Y se la llevaron.

    No veía la hora que me terminaran de cocer como un matambre para ir a agarrarla nuevamente.

    Explicame como hiciste para estar regia después del parto? Divinas 🙂

    • Salí como si viniera del súper, no de una cesárea, loquisimo. A partir de esa foto, en las siguientes me voy hinchando más y más hasta parecer un globo aerostático. A mí lo primero q me dijeron de Julia fue “qué pestañas!”

  2. Ah. El padre tenía que sostenerme la cabeza en alto para que yo pudiera ver salir al muchachito(“la vas a desnucar, sostenela nomás!”). Salió meando. Se lo quisieron pasar, me largó la cabeza y lo agarró desesperado. Le dijeron que me lo traiga para que le de un beso. Me lo trajo. Lo miré fascinada todo rojo y cubierto de una cosa asquerosa, como en una película de ciencia ficción. Le di besos y lloré como la pelotuda cursi en que me convertí desde que nació. Mientras le daba sesenta besos por minuto sentía la grasa de mi retoño y alternativamente pensaba “que asco, lo amo, que asco, lo amo”. Ah, si. El mejor día de mi vida. Tan cliché

    • Ay si! La cosa blanca que tienen, yo no vi mucho, estaba tan nerviosa que sólo recuerdo cuando la vi salir toda larga y gorda, y después encontrar esos ojos oscuros cerquita mío y mirarnos y darle el besito.

  3. Mis partos fueron muy rápidos y simples. Cuando me entregaron a mi primer hijo, me hicieron besarlo y lo pusieron en mi pecho, así, inhábiles aún ambos para ese menester. Fue bastante raro. A él no le dieron tiempo de intentarlo mejor y a mí me generó la primera preocupación como madre. A las 2 horas yo ya caminaba por la habitación y él ya le había “agarrado la mano” a la teta, al punto que tomaba insaciablemente todo el día y no me importaba ser su dispenser.
    Con mi primera hija (no segunda, ella es nena y es la primera en mi vida) fui con más miedo a despojarme de ella y resultó más simple aún. Me la acercan para el primer beso, se lo di e insistieron con uno más que no fue tan placentero. Como no tuve ni episiotomía, pude entrar al cuartito en que la aseaban y cambiaban. Eso fue genial. Ella a la teta la agarró como si ya lo hubiese hecho antes, lo que no lograba era despegarse de mí al dormir, literalmente. Lloraba en la cuna del htal. Al principio eso me molestó, después aprendí a disfrutarlo (y ahora la llamo para que se venga a dormir conmigo… 6 años tiene).

    • Que lindo lo que contás, belusara! Es loco eso de estar más nerviosa en el segundo parto que en el primero, no es la primera vez que lo leo.

  4. Ay dioses yo sufrí mucho mis cesáreas ya que sacaban a los bebés y yo me desesperaba por irme. No me morí de amor con los dos primeros y ese beso fue medio raro. Pero con la última fue anestesia gral, así que cuando me la mostraron no sabía si era venusiana o que y me pareció divina pero más su papá, al que le dije que el coso azul que le dan para entrar le quedaba genial. Re droga.
    Después fue lo mismo con los 3, baba, teta, calores y no poder moverse.
    No lo hago de nuevo.

  5. En el medio del parto la partera me pregunta el sexo del bebé, yo le dije que no sabía, se sorprendió y me preguntó los nombres, le dije “Homero y Sophie”… en el momento que salió fue todo muy confuso, yo pensé que faltaba un pujo más y de repente la partera me dice “es una hermosa Sophie” y me la pone encima. Medio que yo no entendía nada, al fin había llegado. Todos sonreían, mi amiga que me acompaño lloraba, agradecía a la partera y enfermera por tan hermoso parto yo solo me presenté, le dije “hola Sophie yo soy tu mamá”, la enfermera me dijo que le de un beso y se la llevaron.
    Nos quedamos solas con la partera porque me tuvieron que hacer unos puntos por un desgarro, me recupere de a poco (parecía que había corrido una maratón estaba muy agitada) mi amiga venía y me decía “es hermosa!”, y después me decía “no lloraste nada, yo me lloré todo”. Y si, yo no lloré, no me salió pero una vez en mi casa vi el video (me filmaron pero solo después que S. nació y estaba encima mío) y en un momento miro la cámara y hago una sonrisa que hasta el día de hoy me hace saltar la lágrima de emoción cada vez que la veo, es una sonrisa con tanta felicidad y amor, la recuerdo contándotelo y me emociona.
    No recuerdo eso de sentir las ganas de querer que me la traigan ya a S. porque sentía que las dos debíamos recuperarnos del momento y que íbamos a tener infinidad de tiempo para estar juntas pero cuando la escuché que me la estaban trayendo porque venía medio llorando medio comiendose la mano del hambre ahí si no me imagine un segundo sin ella y no nos separamos más.
    Re largo mi relato 😛
    Estan herrmosas en esa foto!
    Besotes!

  6. lo mio fue cesarea programada ya que estuve medicada hasta la semana 38 (inyecciones en la panza por saf) y no podia pasar la 40. asi q en la fecha posible de Parto llego Malena. sin dudas desde ese dia cambio mi vida para siempre. Cuando me la pusieron en el pecho lo miro a mi pareja y lo veo que no paraba de llorar. ahi me di cuenta el significado para nosotros de esta bebota

  7. Agus, estoy de 20 semanas leyendo esto en mi oficina. inexplicablemente me pongo a llorar, mis compañeros me miran, otra vez las hormonas. Esta vez no, esta vez es tu blog que lo vivo en carne propia. Gracias

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s