Mezclar los mundos

Recuerdo una tarde, cuando era sola, en el comedor de mi escuela, abstraerme un segundo y mirar a mis compañeras.

Estaban como adormecidas, sedadas en un mar de gritos infantiles. Yo a mil con los pibes, charlando, jugando, cantando con ellos. Y pensé: claro, acá me vuelven loca los “seño, seño” pero cuando llego a casa no me habla nadie y me tiro en el sillón a ver series y a twittear. Pobres ellas que cuando llegan tienen el “mamá, mamá”. ¿cómo harán?

Bueno, en ese momento fue un pensamiento, ahora será una realidad. Mi licencia terminó y estoy feliz de volver a trabajar, pero me pasan dos cosas:

1) quiero dedicarme a mis alumnos como antes de que existiera Julia.
2) quiero ir al trabajo con Julia en la tela.

¿Cómo hago para dejar a mi bebita tantas horas? ¿Cómo hacen ustedes?
quisiera llevármela y enseñar a mis alumnos con Julia a upa y que aprenda quechua y guaraní y que ellos la sientan como a una amiguita. Sí, pensamiento boludón, pero sería felicidad pura.

Hoy hablé de esto con mi alumna J. y me dijo:

Tu te haces mucho problema, señorita. No puedes traer a Julia, porque entonces la traes a tu mundo y la pegas a ti demasiado, desde chiquita ya tiene que tener su mundo y tu el tuyo, así el mundo de ustedes dos cuando se juntan es un mundo de armonía.

Chan.

Anuncios

33 comentarios en “Mezclar los mundos

  1. Yo tuve que separar mi mundo del de ella a los 3 meses de Am.
    Me arrastraba al trabajo, pero entendía que eso era necesario, lo que había que hacer.

    Más dificil se iba a poner la cosa cuando, tuve que empezar a dejarla 6 hs con la chica que la cuida (y la quiere) y 6 hs en el jardín maternal.

    Vuelvo de batsallar con el arco y la flecha a las 20 hs, despues de dejarla 12 horas y escucharla decir “vino mamá” en el jardín alcanza para sanar todo.

  2. Yo por suerte no tuve que dejarlos mucho tiempo, pude acomodar horarios del consultorio, entre turnos iba a dar la teta y así me fui organizando. Pero hay algo que te quiero decir con respecto al punto 1. Vas a poder dedicarte como antes de Julia, pero no vas a volver a mirarlos con los mismos ojos. Porque aunque la gordita no esté ahí colgada de la tela, va a estar sobre tu espalda, y tus ojos van a ser ojos de madre. Cambia la sensibilidad, cambia la paciencia, cambia la sonrisa. Por lo menos eso me pasó a mí.

      • Porque estás en otra sintonía. No te pasa que en tu casa a veces entrás como en un estado zen-nirvana con la niña dormida o simplemente mirándola?. Eso se va trasladando un poco a todo tu otro mundo, al de afuera de tu mundo-mamá. Y escuchás al otro más tranquila.

  3. Justo estoy en días de crisis “largo el trabajo y me quedo todo el día con mi hijo en casa, seremos hippis y felices”, y este post me mueve mucho todo… Una genia J, la tiene mas clara que muchos adultos… Saludos!

  4. Complicado. Tuve que dejarlos a todos desde los dos meses, tanto por necesidad económica como mental. Me volvía loca encerrada aunque los amo más que lo que se te ocurra. Estoy fuera de casa de 12 y a veces más hs y los extraño pero no me rasgo la piel. Si quiero morir cuando no puedo acomodar las cosas para ir a sus actos, médico o cosas así.
    Con la última si hice algo distinto y fue incorporar una niñera a nuestras vidas y eso si me costó muchísimo.
    Cuando llego gritan, piden y mimosean y yo trato de atenderlos como puedo. Es una lucha diaria.

  5. Recuerdo llegar a las 6 de la tarde después de estar 8 horas parada en el patio y echarme (O hecharme?) en el sillón cual mamut con 25 kg de mas que me dejó el embarazo y que mi niño me reciba a los gritos pidiendo jugar y bailar conmigo. Y yo le daba el gusto, eso si, de la cintura para arriba bailaba, porque el trasero no lo levantaba ni con una grúa. No se cómo pero podía con todo, arrastrándome pero lo hacía. Y lo sigo haciendo.
    Pero con una sonrisa en la cara que todavía me dura y creo que no se me borrará jamás!

  6. Yo estoy exactamente en la misma que vos. Volví a trabajar la semana pasada, y sé que es hasta las 13 hs nada más, que la gorda se queda en casa bien cuidada, que yo la extraño más de lo que ella a mí. Me sentí terrible las semanas antes de volver. Ahora que volví, ya no es tan malo. Muy sabias las palabras de tu alumnita!!!

  7. A mi segunda hija también tuve que dejarla para ir a trabajar, pero yo tenía ganas, sentía necesidad de extrañarnos. El momento de la llegada y la desesperación (de ambas) por la teta es algo que hoy día recuerdo con una sonrisa en la cara y mariposas en la panza.
    Respecto de los alumnos, coincido con Carla y te desarrollo en base a mi experiencia. Frente a berrinches y/o respuestas fuera de lugar/cambios de conducta, antes de retar, preguntás qué pasa; prestás atención a otras cosas, y ves exageradas las reacciones de algunos pares, como diciendo “tanto escándalo por eso?”. Y lo MÁS importante? no planificás evaluaciones ni tareas para los lunes. 😉

  8. Es horrible pero se sigue adelante. Ya pasaron casi seis meses desde que me reintegré al trabajo y sigo sintiendo mariposas en la panza cuando voy llegando a casa…la misma emoción que sentía cuando iba a encontrarme con un novio, al principio. Verle la carita que pone cuando llego es lo más.
    En fin, la liberación femenina es un invento del capitalismo. Muero por estar en Estani en casa las 24 hs 😛
    Suerte en la vuelta al ruedo!

  9. Matilda tiene dos meses y en julio se me termina la licencia. Siempre fui de las que decía que mi bebita iba a ir al jardín maternal “como corresponde” Esta nueva yo, la que nacio con ella, no lo puede imaginar. Amo mi trabajo, pero es tan claro que mas la amo a ella que hasta se me estruja el corazón de pensar si las seños la mimaran hasta que llegue su siestita de las 10?

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s