Mujeres

Yo quería un varón. Entre otras cosas por lo obvio: son más pegados a la madre, veía a mi cuñada y a Dante, mi sobrino, y los dos se miraban realmente enamorados el uno del otro, me parecían más fáciles que las nenas en términos prácticos.

Pero la razón más fuerte era el miedo a una hija.

Por suerte en la eco de la translucencia me dijeron que era muy probable que fuera varón, y cuando lo contaba todos me decían “ah, entonces es varón, porque se ve enseguida, aparte si no no te lo hubiese dicho”
Listo, era varón y no pensé más nada.

En la semana veintitrés, con todo el dolor que tenía por la reciente muerte de mi abuela y mi viejo, vamos al scan fetal Andrés y mi madre y yo. Luego de decirnos que el embarazo iba bien y bla bla bla, nos preguntan si queremos saber el sexo, a lo que contesto: “ya sabemos, es varón” y la técnica responde: “noooo, es una nena”.

Todo lo que vino después no me importó; mi madre y Andrés con sonrisa de oreja a oreja, la mujer explicando en la pantalla que ahí estaba el clítoris, que no deberían haberme dicho nada en la semana catorce, etc. Yo no escuchaba nada. Era hija, como quería mi viejo, y se había muerto pensando que era varón.
Era hija y yo siempre me llevé como el culo con las mujeres, y en especial con mi madre. Era hija y era obvio, nada me podía salir bien.

Sentí aversión por esa panza, por esa criatura que se formaba adentro. Sentí bronca. Lloré con rabia y con angustia. Para esa bebé lo mejor del mundo iba a ser su padre y yo una loca insoportable como lo fue mi madre para mí, una jodida que nunca me dejó en paz. De ser lo más importante para mi bebito pasé a ser la pesada madre de una niña.

Así pasaron los días, yo no ocultaba mi malestar y en mi familia trataban de tranquilizarme. Hasta qué una mañana fría que salí a comprar ropita de bebé como ejercicio para adaptarme a esa bebita que tenía adentro, me acordé de una anécdota de cuando era chiquita.

No recuerdo con precisión, sólo sé que fue para un cumpleaños mío, tal vez cumplía seis. En casa no había nada de plata, mi viejo estaría sin laburo o algo, pero no tenían para regalos y yo lo sabía, igual nunca pedía nada. No esperé un regalo, tan chiquita me di cuenta de que mejor no hablaba del tema, o al menos así lo recuerdo.
Esa mañana de cumpleaños, cuando desperté, encontré que mi muñeca tenía un vestido de princesa. Lo recuerdo vagamente, pero era hermoso. Era el vestido más perfecto, ningún vestido de muñeca tenía tanto detalle, era el vestido que toda niña que gustase de ese tipo de cosas pudiera desear. Tenía hasta un ramo con florecitas de colores.
Mi vieja había usado la tela de su propio vestido de novia para hacerme ese regalo. Por las noches, mientras nosotros dormíamos, cortó, cosió y decoró el vestido más perfecto del universo, porque ella hace esas cosas.

Y pensé que con mi madre peleé, lloré, sufrí, me reí, viví todo. Mi madre fue lo peor de mi vida y lo mejor a la vez, está en todos mis recuerdos, en mi presente y ahora, que también soy madre, no concibo un segundo sin ella y estamos más unidas que nunca.

Ser madre de una mujer es saber que ese vínculo será más complejo, es un desafío, pero es el premio mayor. Es criar a una mujer, con todo lo maravilloso y lo estresante, pero es para toda la vida. Un varón también, claro, somos sus madres, pero por alguna razón, a mis treinta, veo a las mujeres tan interesantes y únicas que me siento afortunada por estar criando a una.

Y a vos, papelito, te rompí tanto los huevos y vos a mí, nos peleamos tanto. Pero es mirarme y saber exactamente que me pasa, es escucharte cruzar la puerta y la tranquilidad, es ponerte todo al hombro y estar conmigo a pesar de tu duelo, es tanto, sos tan grande. Algunos son más, otros menos en mi vida, vos sos todo.

20130626-081321.jpg

Anuncios

30 comentarios en “Mujeres

  1. vos tambien sos TODO para mi!!! Y no me canso de decir lo orgullosa que estoy, de la mujer luchadora inteligente sensible y madraza que sos. Se lo que extrañas a papi,,,cuanto lo necesitas, y no se lo que daria para que lo tuvieras a tu lado por un tiempo mas…en esta aventura que es la vida, nos toco esto. TE AMO. Siempre fuistes unica, independiente y eso me hacia admirarte, y contradictoriamente retener a mi chiquita, que nacio y ya queria volar. Amo la relacion que tenemos, por siempre enamorada de ti

  2. Ya el post me había emocionado, y cuando vi lo que comentó tu mamá lloré del todo. Yo soy mamá de varón, pero igualmente la maternidad me hizo entender en un montón de cosas a mi mamá y es la persona en quien más confío para que cuide a mi bebé.

  3. Me hiciste moquear. Con mi madre tengo un vínculo igual de contradictorio. De amor/odio, dependencia/ahogo y demás..Pero la amo y no se qué haría si no estuviese siempre al pie del cañón (vamos, se vino de E.R. dos meses a cuidar a Estani cuando empecé a laburar..todo el verano!).
    …y yo también pensé que mi gurí era gurisa. Estaba SEGURA. Jajaja. Mi madre también. Incluso me dijo por teléfono: “cómo que no es nena? Se fijaron bien? Capaz en la próxima se ve mejor y sale que es nena, no puede ser” Y mi primera angustia fue “no voy a poder jugar con el nene, a qué voy a jugar, qué voy a compartir con él, se va a divertir solo con el padre”. Pero bueno. La naturaleza es sabia y después se acomoda todo 🙂 La amo a la hinchapelotas.

  4. Criar ya es un desafío en sí mismo. Las mujeres por una cosa, los varones por otras. Quería una nena y lo tengo a Milo, y día a día me planteo el desafío de criarlo cero machista, con la mente abierta, se que es una contienda bastante difícil pero el amor todo lo puede no? Me emocionó mucho que tu papá no se enterara que era una nena, pero bueno, desde algún lugar las estará viendo a las tres, felices y reconciliadas. Abrazo!!

    • Esta buena esa mirada, me encanta. Es verdad, todo un desafío criar un hombre justo, no machista, sensible y, permiso, pero si puedo agregar, que odie el fútbol.

  5. Ay Agos, yo estaba convencida que era un varon. Siempre dije que mi primer hijo sería varón, en la TN me dijeron nena y putee por dentro. Ahaora estoy reconciliada y feliz con la idea de J y yo….de todas formas teniendo en cuenta tu experiencia, en mi scan fetal el 8/7 te cuento si Juana es Pedro o sigue siendo Juana.
    No me preocupa, que sea…como ya dijo el padre cuando le pregunte “Si Juana es Pedro, estoy amando a una persona que no existe?”….”Si que existe, solo que es travesti”….
    AMO A MI JUANA O AL TRABA QUE TENGO ADENTRO.
    Y ojala mi hija o mi traba el dia de mañana tenga para conmigo o su papa las mismas palabras que vos con tu mama.
    LAS ABRAZO X 3

    • Ay, entonces esperaremos atentos al scan, mamita, porque después de lo que me pasó a mi, hasta no ver bien los órganos no quiero saber nada! Además falta poquito. 🙂

  6. Me hiciste llorar tanto…Te felicito sos tan sincera cuando escribís.
    Pero te digo algo uno se enamora de los hijos varones es así, sucede, es tan fuerte el sentimiento que a veces asusta, pero también ama a las hijas mujeres con todo lo que eso significa, y si, hay despelotes de aquellos cuando van creciendo, pero a la larga la relación cambia y es maravillosa. Un beso

  7. Lloro desde que te lei la primera vez…desde que conoci a la Bona….
    Los sentimientos encontrados de esta nueva mujer que sos me conmueven…porq son parecidos a los mios…la sinceridad me hace sentir no tan sola…Con mi hija,que deseaba sea nena,porq sino la abuela moria de un sincope (si era Varon)no me permiti disfrutar del embarazo por el miedo que mi mama me inculcaba…por suerte fue LUCIA….
    Sos tan tierna y cruda a la vez ,pero el CORAZON abierto SIEMPRE
    !tENES UNA HERMOSA BEBE…!!! y ELLA A UNA BELLA MAMA!!!

    • Ay por favor que lindo lo que me decís! Me hizo muy bien, lo leí con mis chicos desde el teléfono este mediodía. Te mando un gran abrazo y gracias por leerme.

  8. Soy mamá de un varón. Quise serlo, por las mismas razones que vos. Y ahora espero al segundo, y por lo mismo, quería que fuera varón. No lo decía abiertamente hasta que no se confirmara, porque me daba impresión que la posible “ella” me escuchara.
    Mi relación con mi mamá es tan compleja, que amo ser mujer pero no me veo pariendo una nena.
    Pero sí me ilusionaba con la parte de los vestidos. Tenía miles elegidos en Amazon ante la posibilidad de que fuera nena.
    Tu gorda es lo más.

    • Te entiendo mil con lo del deseo de varones. Y la ropita…bueno. Es la dulce venganza para las madres de nenas. Una locura, frenesí de compras de vestiditos!

  9. No te conozco, primera vez que te leo y lloré varias lágrimas con tu relato.
    Sigo emocionada. Mil gracias por este momento.

    Una nueva seguidora.

  10. Este domingo nublado me puse a leer todos tus post y ahora no puedo parar.
    Me sentí muy identificada, mi relación con mi mama tan conflictiva y tan única.
    Primero tuve a Luca, pero todo en el es tan especial, que sin mama creo q no hubiera podido. Vivíamos a 3000km y era la persona más cercana que tenía.
    Hoy tengo a esta pequeña explosión femenina que me hace sentir pasión por el género, es mi compañera.
    Tengo que dejar de llorar por un año después de leer todo este blog.

  11. Le pusiste las palabras exactas a lo que me pasa. Soy mamá de un varón de un año y medio. Espero al segundo bebucho y… la verdad es que hasta que te leí siempre quise un varón. ¡Creo que es tan difícil ser mujer! Y la relación con la mamá. Y el papá que lo es todo. Y la adolescencia.

    Pero tu hija se llama como yo. Y tu sinceridad me conmueve. Ah, además estoy llena de hormonas que me dejan siempre al borde de un llanto torrencial. Las entradas que leí me tiraron por una catarata de lágrimas.

    Por hoy, no te leo más. Pero me voy pensando que si fuera Ema estaría muy bien eh…

    • Pero si!

      Me encantó tu comentario. Los cambios de humor y los llantos, mAdre mía, que épocas. Por suerte pasan. Yo quiero que sea emma! CONTAME cuando sepas por favor.

  12. Hace rato que no leo blogs, hoy en la teta de la madrugada descubrí que tenías uno (nos seguimos por IG, soy @carademandarina) y estoy leyéndote emocionada..
    Lo mismo pasa con mi mamá, y en 10 días viene a conocer a su nieto por primera vez. Ulises tiene tres meses y yo empiezo a trabajar a fin de mes.. Gracias a dios cuento con ella hasta febrero..!
    Saludos!

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s