Amibitas

Una tarde mi amiga Paz ofreció su casa para que yo informe a mis amigas sobre mi embarazo. Llevamos porquerías para comer y yo temblaba de los nervios.

Cuando lo conté, G. se puso a llorar, pero no de alegría. Estaba indignada, le parecía una locura. Recuerdo que todas la consolamos y le explicamos que todo iba a estar bien. Las demás me escucharon e hicieron lindos comentarios, pero yo sabía que pensaban que estaba haciendo cualquiera. La única que se alegró de entre todos mis amigos, la que se alegró realmente, fue Paz.

Pero Paz porque es Paz, pero a los demás los entiendo. Nosotros no somos así. Hasta el año pasado me gustaban los niños, sí, pero los bebés me parecían insoportables, aburridos, babosos, corta mambo. Abrazaba mi tiempo y mi individualismo con amor adolescente. Disfrutaba de cada segundo sola, haciendo lo que se me cantaba, leyendo, durmiendo, yéndome de vacaciones y durmiendo en antros de perdición por las anécdotas. Cada vez que me mostraban un bebé tenía que mentir que era lindo, ni siquiera me salía qué decir. Si vos estas leyendo mi blog, tenés un hijo y yo te lo halagué antes de 2013, te dije cualquiera, era mentira, de compromiso. Después me juntaba con mis amigas a sentir lástima por las pobres madres que no tenían vida, o sí tenían, pero una más aburrida que la nuestra.

Con seis meses de embarazo G. me dice: “¿Che, el crio tuyo ya tiene forma humana?” Ante mi asombro, la bruta dijo el HIT del año, la frase que le sigo repitiendo cada vez que la veo: “bueno, yo pensé que era un tronco con muñoncitos”

Sí. En un punto sentí miedo de que mis amigas no quisieran a Julia, pero siempre valoré que no me mientieran, que fueran sinceras con respecto a lo que sentían con el embarazo. Ahora, a cinco meses de su nacimiento, Julia va a cada reunión, o ellas la visitan, le hacen upa, caras, la duermen, le juegan. Para Paz julia es su sobrina, Nati le trae juguetitos autóctonos de sus viajes, G le quiere sacar fotos y fantasea con un hijo propio.

Y me alegra haber sido la primera, me alegra que Julia nos haya cambiado la cabeza a todas y ahora comprendamos a las madres y veamos la belleza de la maternidad.

Y claro, para qué me hago tanto la misteriosa con G, si todos sabemos que es la yisela del pueblo.

Las amo amiguitas.

20130627-142444.jpg

Anuncios

15 comentarios en “Amibitas

  1. A mi me paso al revés, pero no en extremo pero me paso que:
    – Embarazo buscado (no mucho tiempo, fue rapido el tema)
    – 9 años de noviazgo.
    – Todos mis hermanos y cuñados con hijos (7 sobrinos)
    – Fui niñera de todos, los adore, ir a cuidarlos, imaginarme tener uno propio, como sera?

    Habia toda una ansiedad en el aire, ya esta, ya tuve, ya dejo de ser un “pendiente”, ya no hay mas fantasia de como sera, ya nadie me va a decir: “Y nena? y vos para cuando?”….ya esta.

    Pero es extraño porque no me siento una “mamus” super apegada, aun. No siento la “belleza de la maternidad” aun. La amo, la miro y babeo pero tengo unas ganas locas de seguir haciendo mis cosas.

    La maternidad no es algo igual en todas, no todas lo tomamos de la misma manera, es un “estado” que a veces requiere de un proceso de acomodamiento importante. A algunas nos cuesta un poco el tema de abandonar la comodidad que nos brinda la individualidad y la independencia.

    Eso nomás queria decir. 🙂

    Beso!

    • Esta muy bueno que lo digas. Y claro, yo me asombro de lo BOLUDA que estoy y lo poco que extraño lo anterior porque pensé que sería imposible. En serio que ni mi hermano pensaba que iba a ser una madre decente.

      Besos a las dos

  2. Me encantó el post, me sentí identificada. Esto de ser mamá me hizo sentir muchas cosas, pero creo que fundamentalmente me hizo darme cuenta que nunca entendí mucho a mis amigas mamas. Sentía que la tenía tan clara pero en realidad no sabía nada. Perdón amigas, perdón.

  3. Ja! Buenísimo. Me acuerdo que con la eco de las 12 semanas me asombré mucho de que fuera un bebé ENTERO. Qué bruta!
    A mí también me costó mucho y fue un proceso largo el enamorarme de mi hijo e ir eligiendo dedicarle cada vez más atención resignando cosas que antes me parecían importantísimas y cada vez me lo parecen menos. De a poco, en mi caso, se van subvirtiendo prioridades #subvirtiendo #ahre

  4. Realmente me representé toda la escena… jeje! A las pibas como la Yisel se les nota que esa coraza antiniño es pura cáscara. Ojo de tía vieja… Amigas que no te mienten la reacción: esas son las que valen la pena. Muy lindo post.

  5. Morí con este post! Cuando esperaba a Luca tenía 20 años, estaba en pleno apogeo de la joda loca, recién separada de mi novio, mi familia a 3000 km, por lo tanto mis amigas eran todo.
    Tenía fecha para el 20 de Junio, pero la Pepa (mi mejor amiga), que cumple el 9 de Junio se la paso diciendo que por favor no naciera el día de su cumple porque le quitaría protagonismo. Obviamente todas le decíamos que se olvidará, incluso se lo dijo la obstetra en el último tacto, que le aseguró que ni siquiera sería de géminis.
    Esa noche cenamos, miramos la final de operación triunfo, perdió la que ella había elegido y todas festejamos sólo para llevarle la contra. Me fui a mi departamento, me sentí extraña y llame a mi amiga mas cuerda para que me haga compañia. Ella se quedo dormida, yo me quede mirando partos en Discovery H&H y anotando mis contracciones en mi cuaderno.
    A las 7 llame a mi mamá le dije que cambie el vuelo y venga porque seguro Luca estaba por nacer. Tenía contracciones cada 5 minutos, así que llame a mi amiga La Pepa, le dije feliz cumple y llorando le pedí perdón, porque creía que hoy era el día.
    Mi mamá llamo a mi amiga cuerda porque no me creía que estaba tan serena. Cruzamos a la clínica, tenía 7 de dilatación listo nace ahora, ahí caí y llore porque sabía que el vuelo de mi mamá no llegaba.
    Cuando estaba saliendo para la sala de parto en la camilla con las contracciones, llega La Pepa…llorando vuelvo a pedirle disculpas, que no lo planifique, pero que nacía hoy. Ella mira mi palidez y empieza a gritar “Que alguien ayude a mi amiga, se esta muriendo”.
    Luca nació 10:45, era mínimo y colorado. Mis amigas cuchicheaban que diría mi ex suegra al respecto, mientras comían torta, chizitos y papas fritas. Si, La Pepa traslado todo su cumple a la clínica, había 20 pibas y pibes, todo era una cosa muy bizarra.
    Pensarán que se le pasaron los celos con la felicidad del nacimiento? No, cuando Luca tenía un mes, le estaba dando el pecho y ella tiro LA frase…”Como puede ser que una personita tan chiquita, se haya robado todo el amor de mi amiga”.
    La amo, Luca no podría haber elegido mejor día para venir al mundo.

      • Jua, es LA anécdota, es mucho más larga y sabrosa, pero ya se me estaba haciendo muy largo.
        Luca tiene 10, su llegada sin duda cambió todo en mi, me transformó todos mis pensamientos y me dio vuelta el mundo. Es bien larga toda su historia, pero mejor lo dejo aca porque lloro mucho y lleno la pc de agua. ja ja

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s