Como en los viejos tiempos

Ayer visitamos a una amiga que tiene una bebé de un año, Antonia, y otra en camino. Antonia heredó y recibió desde su nacimiento muchísimos juguetes. El playroom de la casa parece disneylandia. Tiene hasta un mini pelotero. Me dan ganas de tirarme a la alfombra a hacer castillos de lego, jugar con el carrito de las compras o con la mesa interactiva, es genial.

Ahora bien, mi hija juega con tapers. La verdad no ha recibido muchos juguetes y yo le compro sólo los que me indica el pediatra. Cada consulta me dice “bueno, ahora le puede interesar jugar con una pelota y autitos” ok, voy a once y compro una pelota y una gallina con ruedas y listo. Disculpen pero he comprado juguetes de marca, lindos, hermosos y Julia sólo quiere jugar con la caja. Nah. Hace una semana en lugar de entrar a una juguetería entré a isadora y me compré pulseras y collares y se las presto para jugar. Es genial. El top five de objetos amados por Julia es:

El frasquito de ferramin (hierro)
Esmalte rojo
Pulseras de colores
Cajita de tic tacs
Taper chiquito

Todos los demás juguetes le aburren y no la entretienen más de diez segundos. Ahora, con el esmalte puede estar toda la tarde.

El otro día hablaba con una amiga de que Julia y su relación con los frasquitos me recuerda las historias de mis abuelos maternos que jugaban con huesitos de vaca o carreteles de hilo, o peor, los paternos, que jugaban a esconder monedas de los alemanes durante la guerra.

Hablando de juguetes, una amiga me pasó este link y por dios, si no lo vieron aún, deben verlo, es genial.

Anuncios

9 comentarios en “Como en los viejos tiempos

  1. A mis hijos les encantaba abrirme una alacena y sacar todos los tupers al suelo, o los repasadores y manteles. Y a mi hija le encantaba agarrar un libro de viajes que tenia sobre la cabecera de mi cama. Cada vez que subia, lo agarraba y lo abria en una pagina donde habia la foto de unos camellos en el desierto. Esto desde que tendria un a;no. Es el dia de hoy, que con 21 anos sigue siendo una gran lectora y ama los libros como su madre.
    Siempre me parecio una gansada invertir en juguetes caros que a los tres dias estan en el fondo de la caja de juguetes. Cuando tenian entre 3 y 7 a;nos no habia cosa que les gustase mas que jugar a disfrazarse con mi ropa y la del padre. Pasaban tardes enteras jugando a esto.

  2. La mía ama un frasquito de Redoxón. Posta, lo ve y se le cambia la cara. Voy a tomar nota de las pulseras, es muy buena.
    Nosotros también nos manejamos con austeridad con el tema juguetes. Le regalaron muchos, pero decidimos “liberarselos” de a poco y rotarlos. Siempre tiene cinco juguetes, solo cinco. Y se los cambiamos por otros cinco a los 15 días o cuando vemos que se aburre. Lo hacemos porque nos pareció que así se toma más tiempo para explorarlos y no pasa de uno a otro sin siquiera mirarlos. Qué onda? Deliramos?

  3. Me parece bien la idea de “liberar” de a poco los juguetes. Dana tiene algunos (de encastre, baldecitos, un par de sonajeros, etc.) pero nunca todos a mano. Y obvio que le encanta jugar con tapers, con cubiertos, con cajas de cartón… todo lo que no sea peligroso yo se lo dejo para que explore.
    Eso sí, lo que le compro a patadas son libros para bebés, de esos con páginas de cartón. Ama los libros y le encanta que el papá o yo se los leamos una y otra y otra vez, pero también los chupa, y si le llego a dar mis libros de papel me los deshace.

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s