En esto me he convertido

Acá una pequeña lista de cosas patéticas que pensé que nunca haría y de las que no he podido escapar. La maternidad me hizo así, no puedo cambiar.

 

Festejarle el primer cumpleaños

Antes de ser madre no entendía a los padres que hacían cumpleaños para un bebé que todavía no es capaz de disfrutar de una reunión. ¿Para qué? ¿Para qué tanto gastadero de plata, torta, globos y la mar en coche? 

Ahora no sólo quiero celbrar con familia y amigos sino que quiero souvenirs, torta, cupcakes y si alguien no me para hago hasta servilletas con su cara. ¿Cómo para qué? Para ella, para mí, para todos porque exploto de amor y no me rompan las pelotas.

Poner su foto como fondo de pantalla en el celular

Ayer viajaba en bondi y miré al de al lado: tenía la foto de su hija como fondo de pantalla y dije: “q boludo” pero oh! yo también tengo a Julia como fondo. Y sí, la verdad ella es más linda que todos los fondos posibles, me la soba la playa de arenas blancas o las gotitas de agua, mejor una foto donde está regordeta y soriente, para qué voy a andar haciéndome la cool.

Sacarle decenas de fotos diarias

Otra cosa que no entendí hasta que fui madre. No, no son al pedo, no son todas iguales. En esta sale riéndose más, en esta con la ceja levantada, en esta haciendo puchero y todas las tengo que tener. No se borran a menos que estén  movidas.

Molestar a parientes y amigos mandando fotos de mi hija

es bien sabido que apenas le decís a un padre o madre “qué linda está tu hijo/a” éste va a responder mostrándote las últimas fotos, TODAS IGUALES, y mirándolas con baba chorreando de las comisuras explicándote que “acá está con hebillita mirala que linda le queda” “mirá acá comiendo pan, le re gusta el pan” “acá haciendo tortita, no se ve mucho porque se movió justo”. Y lo peor es que vas a tener que comentar cada foto, estamos sedientos de halagos, más te vale que comentes que salió un primor porque si no no vamos a parar.

Las tetas del pueblo

De esto ya hablé, si aún no las conocés es pura casualidad porque mis tetas son de todos y todas. Todavía estoy en esa etapa donde la alimento dondequieraqueesté. Transporte público, ascensor, casa de quién sea, plaza y largo etc. Esto va a cambiar y van a volver a ser mías, algún día, lo sé, pero todavía no.

La galletita húmeda

Me sonrojo, chicos, pero les tengo que contar que tampoco pude zafar de esto. Cuando Julia come galletitas y ya el piso es un regadero de migas y no sé que hacer con tanta mugre que estamos generando, me como la galletita húmeda que julia deja. Quiero cambiar.

El mensaje del bebé

Esto es lo más terrible que un padre puede hacer y hacerse. cuando hiciste esto te dan el diploma de boludo y si no tenés un compañero que te acompañe morirás solo o estás a años luz de volver a las filas del amor y es: mandar un mensaje como si lo escribiera tu hijo.

En todos sus formatos: mail, mensajito de texto, oral. Si hablás en nombre del bebé sos un boludo importante. Igual lo he hecho, confieso. He mandado y más de una vez un “hola abu, te extraño”, “hola tías, miren como me paro solita” seguido de foto ilustrativa.

 

Todos los puntos anteriores me parecían un horror antes de ser madre y los criticaba en los demás. Pero si algo aprendemos los padres día a día es que tenemos que tragarnos nuestros prejuicios y disfrutar de habernos convertido en tarados babosos y felices que vamos por la vida orgullosos de nuestra prole.

 

 

Imagen

 

 

 

 

Anuncios

29 comentarios en “En esto me he convertido

  1. ¡Quien esté libre de patetismos que tire la primera piedra! Mi nene de dos años tiene cuenta de twitter y cuenta de gmail, y por supuesto que en ellas se expresa en primera persona. En muchas de las demás cosas no he caído, pero más por autocontrol que por convencimiento.
    Es así: somos lo que criticamos. ¡A relajar!
    Besote.

  2. Todavia no cometí el del mensaje como si fuera tu hijo, si le hice un gmail y un facebook, para “reservarle” el nombre (?).
    Donde me senti identificada es en lo de las fotos, no son todas iguales, aunque al simple ojo le de la impresión, son diferentes y retratan cada segundo!
    Y la de subir fotos sin parar (culpable!! no puedo parar)
    La mia recién tiene 5 meses, para 6. Veré si me agarra la locura del cumple, por el momento no me tinca, soy demasiado fiaca.
    Saludos!

  3. ¡Genial el post! Me sentí super identificada!!! Y agregaría una:

    Los fines de semana de viejos: Antes decía, “ni en pedo me resigno al delivery y a la serie bajada de Seriespepito, yo le enchufo el pibe a las abuelas y seguimos yendo a comer sushi a Palermo todos los sábados”. No solo me faltaba saber lo que cuestan los pañales y la leche de fórmula (toneladas de sushi se podrían pagar) sino que los fines de semana de viejos (pijama, serie, delivery -y no de sushi porque no alcanza-) podían ser de lo más lindo de esta etapa.

  4. Genial y real! Tengo que tragarme cada uno de los comentarios que hice pre- maternidad y yo también me encuentro haciendo cosas que no puedo creer… Lo de festejarle el cumpleaños lo he criticado tanto tanto jaja y ahora tengo unas ganas locas de festejarselo al mío con TODO y recién tiene 2 meses y medio. Viva lo cursi y patético que nos da la maternidad!!

  5. Es que mi chango es tan lindo-único-especial-maravilloso que todo se justifica (lo de la galletita húmeda me dio tanto asco toda la vida……..y heme aquí: una cerda)

  6. no me había dado cuenta de lo boluda que soy cuando hablo en su nombre, lo hago todo el tiempo y casi que con cualquiera.
    agrego un par de indicadores más de que hemos devenido una bolumamá más:
    – emocionarse con las publicidades del día de la madre (y hacérselo saber al cónyuge para que al menos te regale un tofi) y fantasear con los ojos llorosos con el día en el que te diga “feliz día ma, te quiero”.
    – no poder disimular que es el único tema que realmente te convoca. estás silenciosa, cansada, introspectiva, te cuesta enganchar en una conversación…hasta que te dan pie para que desarrolles EL tema. composición, tema: mi hij@ es una segura!

  7. Confieso comer sus grisines húmedos del piso y acá estoy envaladísima con primer cumpleaños; también tetas públicas, fondo de pantalla y enviar fotos a amigos; pero no transgrederé el de hablar en primera persona. No señor… (por ahora)

  8. Excelente! Yo también pensé que nunca iba a hacer o decir este tipo de cosas, hasta que tuve a mi primer hija. Desde ese día empece a actuar como aquellas madres desenfrenadas que yo no entendía como podían comportarse así!

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s