El no difícil

Con el Monzón llegó un poco de alivio y ya no hace un calor tan abrasador. En Delhi hay cinco estaciones: primavera (la más linda) verano (con temperaturas de 45 grados y vientos calientes), monsoon (estación de lluvias desde fines de julio y todo agosto) otoño e invierno (mediados de diciembre y todo enero, temperaturas de hasta 4 grados).
Con las lluvias también vienen los mosquitos y el peligro del dengue. En un rato voy a ir al mercado a comprar repelente, ya compré unos parches de citronela para Julia, se pegan en la ropa.

Conocí a la dueña del departamento y charlamos un rato. Me contó que vive abajo y me pidió entrar a casa a mostrarme unas indicaciones para que le dé a Mamila. Parece que acá la onda es sacarle el jugo a los empleados domésticos lo más que se pueda. Nada de insinuaciones, de frente y sin vergüenza alguna me dijo que no deje que Mamila esté ni un minuto sin hacer nada. Le contesté que estaba todo en perfectas condiciones y me señaló que en el balcón interno había pelusas y que yo tenía que pedirle que limpie cada balcón todos los días. Contesté que no estaba acostumbrada a tratar a el personal de limpieza como esclavos, que no iba a hacerlo con Mamila y que a mi no me molesta que el balcón no brille. Me miró con cara de culo y me dijo que va a mandar a su guardia a limpiar.
Luego dijo que se tenía que ir a buscar a su hija de cuatro años a la escuela, que un día la iba a traer a jugar con Julia. Dale, traela, te va a abrir la puerta Magolla.
Sé que la cultura es diferente y bla bla bla, pero no por eso voy a generar amistad con gente que ve con buenos ojos tener esclavos en la casa trabajando sin parar quince horas diarias, pagarles una miseria y darles un sólo franco mensual.

En otro orden de cosas, los indios tienen el NO difícil. Ni una vez me han dicho a algo que no, siempre que sí o el meneo de cabeza. Ahora bien, el wifi sigue sin funcionar, me perdí cuatrocientas veces siguiendo sus consejos y en cuatro supermercados me dijeron que vendían cerveza aunque no vendían.

Venimos comiendo vegetariano ya que no es tan fácil conseguir carne y menos carne fresca. Hoy me aventuré con Julia en el carrito hacia una avenida a unas ocho cuadras de casa porque cruzando (dijo Mamila) hay un puesto que vende pollo fresco. Allá fuimos. Resulta que a las tres cuadras empezó a llover torrencialmente pero igual seguimos caminando. Todo sea porque Andrés necesita proteína animal. Cuando llegamos a la avenida el caos era tal que no me animé a cruzar. La calle llenísima de autos, auto rickshaws, bicicletas, vacas, motos, camiones. Todos queriendo pasar, tocando bocina, ocupando las veredas y, obvio, no respetando la dirección de los carriles. No había semáforo, tampoco ni un centímetro libre para el peatón. Algunos expertos lograron cruzar, claro, pero yo no pude, me di media vuelta y volví a casa.
Sola hubiese cruzado entre el mar de bardo, pero no pude con Julia y el carro. Y bueno. Si algo aprendí en estos cuatro días acá es que no siempre se puede lo que uno quiere y hay que ser paciente. A veces te gana la India.

Update: fui al mercado con Julia en el cochecito, me perdí, pregunté direcciones y me mandaron a otro mercado, siniestro y horripilante de la muerte. Ya lo contaré.

20140718-210153-75713730.jpg

Anuncios

3 comentarios en “El no difícil

  1. Quiero saber de primera mano cómo es el temita de las vacas. Andan por ahí sin dueño, en pleno centro de Nueva Delhi? Para futuros posts, podrá ser una foto de eso?
    Me alegro que se estén adaptando, llevará su tiempo y paciencia, key word.
    También me alegro que, aún con las diferencias culturales, prevalezca tu mirada del mundo. Mamila va a ser muy feliz con ustedes.
    Abrazo gigante!

    • Hola vikky querida. Si, andan solas, sin dueño y comiendo de la basura. Están bien, no las veo mal. Pero la realidad es que a veces comen muchas bolsas y explotan por dentro. Dolor.

  2. Es cierto eso del no dificil. Trabajé varios años con gente de allá y si pertenecen a tu estrato o inferior no hay chances de que te confronten. Y si están por encima en la cadena alimentaria, el trato y las reacciones cambian mucho, así que hay que navegar esas aguas con cuidado.
    Abrazo y pronta internet!

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s