Old Delhi, Red Fort y el horror.

No tengo ganas de escribir. No tengo ganas de nada que no sea tirarme en una cama y dormir o mirar Masterchef, Rial, Secretos verdaderos o cualquier serie yankee. Pero tengo que escribir este post hoy así mañana arranco diferente y no tengo que volver a pensar en lo que vi ayer.

Le pedimos a Mamila que venga como niñera ayer de tres a ocho, así salíamos solos con Andrés a recorrer tranquilos sin someter a Julia al calor o tener que volvernos a la hora y media sin haber visto demasiado.

Tenía pensado mostrarle a Andrés los lugares que conocí en la semana, pero no sé qué pasó que decidimos ir a Old Delhi en subte.

La parte de subirnos al subte en Lajpat Nagar estuvo buena, me subí al vagón femenino, nos bajamos mal, nos reimos de lo salames de no entender nada en el subte indio.

Salimos de la estación cercana al Red Fort, Chandni Chowk y ahí nomás empezó el desastre.

Al calor que te golpeaba ni bien salías de la estación y del aire acondicionado hay que sumarle que salimos a una calle repleta de escenas para largarse a llorar. Cientos de personas en las calles caminando, yendo de un lugar a otro, como nosotros. Pero otros cientos tirados en el piso mendigando, padeciendo, gritando, lamentándose. Hombres que no entendés cómo hacen para no caerse muertos en ese instante, tirando de carros con cargas ridículamente enormes y pesadas. Cycle rickshaws con cuatro tipos y sus valijas y el conductor tirando de la bicicleta como podía por el tráfico más feroz que haya visto hasta ahora en Delhi. La calle nos llevó a la avenida y a miles de puestos de cualquier cosa que nos recordaron a Once. Sólo que había que sumarle un caos de autos, motos, rickshaws, bicicletas, gente, perros, montañas de basura y el calor, el calor agobiante.

Por donde miraras había sufrimiento, pobreza, desastre, amputaciones, malformaciones, escenas que te daban ganas de poner una bomba y terminar con todo.

Cómo pudimos cruzar la avenida no lo sé, no había un solo lugar para meterse entre tanto tráfico. En un momento me moví para adelante e hice frenar a un viejo que llevaba una carga más pesada que él sobre sus hombros. Me pidió disculpas. 

A mi. Ese tipo me estaba pidiendo disculpas por encerrarme cuando apenas podía ver entre tanto que llevaba encima. 

Me llené de bronca hacia el mundo, hacia todos los que estábamos ahí pero no teníamos esa suerte. Insulté a un gordo con valijas que viajaba relajadísimo en un cycle rickshaw. Andrés me pidió que me callara, el tipo no entendía la razón de mi enojo.

Seguimos caminando, ya llegando al Red Fort que para ese entonces ya sabia que no iba a disfrutar. Ya nada me iba a sacar ese odio mezclado con rabia y ganas de tirarme al piso a llorar.

En la cola para entrar al Red Fort te separan entre hombres y mujeres y te palpan para asegurarse de que no lleves una bomba o algo. Esperando mi turno, veo que adelante mío una mina muy bien vestida y maquillada empujaba a un nene de unos siete años que le estaba pidiendo plata. No lo sacó, lo empujó y casi lo tira al piso. Otra vez me enfurecí y esperé a que la palparan a ella, luego me tocó a mí y cuando me liberé la fui a encarar y le dije que cómo se atrevía a empujar así al chico. Me dijo que no dejaba de molestarla y por eso se había hartado. Yo seguí descargando mi bronca hasta que andrés me vino a sacar de ahí. Otra que no entendía mi reacción. Total ese pibe es nadie.

El Red Fort muy lindo, la verdad. Lindas fotos.

A la vuelta hubo que pasar por todo ese desastre de nuevo para llegar al subte. Pensé en mirar al piso todo el rato. Venía bien hasta que un segundo que miré al frente vi a una mujer con dos chiquitos de la edad de julia en cada brazo, dormidos. en la espalda llevaba a un bebé de unos dos meses con la cara completamente quemada. A medio metro un viejo se tiró al piso gimiendo y retorciéndose. Y así todo.

Uno puede pensar ¿cómo no socorriste al viejo? ¿cómo nadie reparó en ese hombre? Bueno, porque al lado una mujer sin piernas peleaba con otro mendigo que le quería robar sus rupias, niños amputados y más y más escenas de terror. Una al lado de la otra. No había descanso, donde se mirara había horror.

No viví toda mi vida en Suecia, he visto esto en mi ciudad también, pero este volumen, esta masa enorme de gente desesperada desarmaba a cualquiera. Aquello era medieval.

Subimos al subte y volvimos a casa. Nos dormimos a las tres y media de la mañana. Yo tuve pesadillas. Y sí, ya sé, me vine a India, no a Suiza. India es así y me tengo que curtir.

Igual, aunque fue durísimo, en ningun momento se me cruzó pensar en volverme a mi país.

India es hermosa y quiero seguir acá a pesar de tener un cachetazo de realidad en cada esquina (o una golpiza de realidad, como en el caso de ayer). Pero es tan intensa y tiene una energía tan difícil de manejar que no sé qué haría si no estuviera con mi familia ni tuviera una casa donde refugiarme de tanta agresividad.

No veo la hora de conseguir niñera y empezar a trabajar. Canalizar todo lo que me pasa ayudando a los demás es, al fin y al cabo, lo que me viene salvando desde hace tantos años.

Me quedaría en casa, me da un poco de miedo salir, pero hay que hacerlo. Eso sí, por un tiempo, no vuelvo a Old Delhi.

 

 

 

 

Anuncios

20 comentarios en “Old Delhi, Red Fort y el horror.

  1. Una podría decirte que con qué necesidad te vas ahi cuando podés ayudar acá que total está lleno de pobres y todo eso. Yo te digo que te admiro y que jamás podría atreverme a tanto. Sos valiente, Agos.
    No se entiende este mundo que crece por un lado y se hunde por todos los restantes. Ojalá no te desanimes. o si, desanimate, quién no lo haría en un lugar como el que acabás de describir. Acá o allá somos afortunados los que tenemos quien nos aliente cuando volvemos a casa

    • yo siempre hablaba de eso, en nuestro país hay mil lugares que necesitan gente que ayude, con vocación y paciencia. yo ya lo hice durante siete años en mi país y esta vez queria vivir algo distinto, cambiar, porque sentía que ya no podía aportar nada nuevo, que me estaba quedando en algo que ya me molestaba un poco hacer, me aburría. entonces cuando eso pasa, si tenés la posibilidad de cambiar de entorno mejor, así no cambiás tu manera de laburar ni empezás a dar poco o no lo suficiente. india me apareció como oportunidad y la agarré.
      y me desanimo a veces, pero igual ya estoy ducha, se me pasa y sigo adelante. los que en realidad sufren son ellos, entonces es idiota permanecer mal cuando uno tiene toda la suerte del mundo.
      besos y gracias por comentar 🙂

  2. Te dejo esta frase que lei, supongo que nada puede prepararte para tamaño aguacero de miserable realidad, solo el consuelo de los tontos: cuando van a india a todos les pasa lo mismo.

    “¿Cómo es posible que la mente abarque un país de tales características? Generaciones de invasores lo han intentado, pero continúan en el exilio. Las ciudades importantes que construyen no son más que retiros; sus luchas encarnan la desazón de hombres que no encuentran el camino de casa. La India sabe cuál es su problema. Sabe cuál es el problema del mundo entero, en su realidad más profunda. La India dice “ven” a través de cien bocas, utilizando objetos ridículos y augustos. Pero ven ¿A qué? Nunca lo ha definido. La India no es una promesa, tan sólo una llamada.”

    Edward Morgan Forster

    • cada vez que leo esas palabras que me pasaste se me eriza la piel. sí que la india es un llamado y sí que tiene tanta fuerza para atraernos. Gracias, me encantó.

  3. A mi paso un poco así, aunque no soy tan valiente como vos como para increpar a la gente. En el post que contaba como fue ir asimilando, decía eso, he visto pobreza, mugre y cosas pero NUNCA en estas cantidades y eso definitivamente hace la diferencia. Además, claro, que la gente q esta tirada en el piso, muerta de hambre cree q “le corresponde” o “de lo merece”. Karma. Uff.
    Esta bueno q esto te sirva para recuperar energías, “sacártelo del sistema” no vas a poder, xq como decis en cada esquina hay un golpazo de realidad pero ponerlo en palabras ayuda a procesarlo también. Sabes ya el laburo?? Qué bueno!! Sigo admirada por tu Valentía. Te mando un abrazo. O mejor no, por el calor. Te mandó un saludo con la mano, así, agitando de un lado al otro. Y besos para los tres.

    • no, beso y abrazo, no sufro el calor.
      sí, ni me hables del hinduismo, como lo detesto. como dice un amigo, no es sagrado, es una mierda fotográfica.

  4. Si hubiese tenido la cuarta parte de coraje que tenés vos en la edad que transitás, otra hubiese sido mi historia. Completamente otra, no sabés lo que te admiro, ya te lo dije, pero cada día más. Y también cada día te quiero más. Les mando un abrazo a los tres, y que tengas las fuerzas y la entereza para aceptar esa realidad tan ajena a la nuestra de acá.

  5. Ay, te abrazo muy fuerte. Que quieras ayudar, y no ser una simple testigo como la mayoría de nosotros haríamos, me emociona hasta las lágrimas. Fuerza.

  6. Ayyy que imagen tremenda me dejas. No se su podría atravesar al menos en este momento algo así.
    Mi pregunta es: porque tanta gente mutilada? Porque tanto horror?
    Como volves a tu casa y no abrazas a tu belleza y lloras 3 días?
    Cual es tu trabajo agos? Siempre tr quise preguntar

    • bueno, yo antes era bastante sensible, ahora que soy madre mucho más. ver a esos bebitos sufriendo me partió al medio. llegué y le hice upa a mi hija, pero no lloré porque ella estaba muy contenta y necesitaba lo mismo. asi que, recién cuando se durmió pjude bajar y entender lo que me había pasado.
      soy docente, sole, trabajé siete años en escuelas estatales del conurbano bonaerense, tuve un taller para chicos de zonas muy pobres, y bla. beso enorme.

  7. Yo siempre digo que todo tiene un porque y las situaciones en la vida nos sirven para ver con otra mirada lo que nos depara en el futuro. No querria no haber vivido algo como eso.. Porque te deja desencajada.. Pero es tu experiencia de vida y por algo justamente te toca vivir eso. Beso grande y te leo en la proxima vuelta.

    • pero claro, aparte la india es esto, no mi barrio, donde está todo mucho más edulcorado. igual no por eso voy a ir a diario a someterme a ese dolor, prefiero, al menos por ahora, eludirlo.

      besos!

  8. También llegué en subte a Old Dehli, recuerdo esa estación, una imagen que se repetía en casi todas las estaciones de tren de India, especialmente en el norte. Me acuerdo que ahí decidimos no ir a Calcuta. No sé, es muy difícil ver y no hacer, y qué hacer y no saber. Gracias por compartir!

  9. Muy fuerte Agos…Me alegra que no te desanimes y que lo reviertas con ganas de ayudar, como puedas. Como siempre pienso, la cuna nos marca y es increíble cómo uno toma todo como dado, como normal, cuando en realidad deberíamos agradecer cada minuto. Podríamos ser nosotros alguna de las personas que nombrás y no valoramos todo lo que tenemos…la salud principalmente. Gracias por tus relatos, como siempre, ayudan a abrir más los ojos aún.

    • andrés siempre recuerda lo importante que es el lugar donde naces. que el lugar donde nacer define casi por completo quien vas a ser. si vos o yo hubiesemos nacido en un pueblito de afghanistan, con inviernos de -20 grados, probablemente nunca hubiesemos llegado siquiera a esta edad.

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s