Villa Kotla

Anoche una amiga me dijo que no entendía si yo estaba contenta o hinchada las pelotas. Que no estaba siendo clara, que parecía un toque desequilibrada, un día posteando que amo india, al otro que odio a los indios. Me quedé pensando en porqué me pasa esto de estar tan ciclotímica y sacada.

Hoy a la mañana me levanté, desayunamos y preparé a Juli para llevarla al jardín. Con ella a upa y su mochilita esperé y esperé un auto rickshaw. Nada. Ya estábamos llegando tarde así que no tuve más remedio que parar una cycle rickshaw. Le dije a dónde íbamos y con señas le expliqué que tenía que dejar a la bebé y volvía. Fuimos a dos kilómetros por hora, el tipo estaba cansado. LLegamos. Me bajé, dejé a Juli, voví al carro y noté que el hombre no estaba del todo bien.

Ya le había dicho que vovíamos al block A, o sea que me subí y arrancó. Un kilómetro por hora. No podía ni pedalear. Me sentía una forra pero tampoco me daba para bajarme. Al final se bajó él y empezó a tirar de la bici caminando. Le dije que pare y me bajé también, le pedí que se sentara en el carro y le ofrecí agua que siempre llevo en la mochila y por suerte todavía estaba fresca. Tomó, le di unas galletitas  y cien rupias. Me contestó que no, que veinte estaban bien y me negué a aceptar el vuelto. Me vine caminando a casa.

 

A las dos de la tarde nos fuimos con julia a visitar un poryecto de la ONG para la que voy a trabajar. Es en Kotla, a unos diez minutos en auto. Es en el medio de un slum, o sea una especie de asentamiento. Nos perdimos. Nadie hablaba inglés. La gente del slum se acercó a ayudarme e hicieron de todo para que lleguemos a la carpa donde estaban dando clases a unos veinte niños. Una carpa, una lona en el piso, los chicos sentados dibujando y dos ventiladores que paliaban el calor.

Después de las clases la coordinadora nos hizo recorrer el asentamiento. Nos mostró cómo malvive la gente, once o doce en una carpita de dos por dos. Literal, sin exagerar. No tienen gas ni agua. Cocinan quemando maderas. Traen agua en baldes desde otra zona del barrio.

Todos los chicos dibujaron, cantaron y comieron. Se reían a carcajadas de las caras que hacía julia o de cómo yo pronunciaba mal sus nombres.

Después nos ayudaron a conseguir un auto rickshaw para volver, pasando por el mercado de la otra vez, con vacas, autos, bicicletas, gente, puestos, cabras todo mezclado y conviviendo en perfecto desorden.

Ahora, en casa, pienso que es muy lógico que esté ciclotímica. A la mañana me levanté amando este país, salí y me desarmé de tristeza. Tres horas después se me hacía agua la boca con la comida de Mamila, y un rato más tarde miraba como niños de la edad de mi sobrino jugaban con huesos sucios de vaca como si fueran el mejor juguete del mundo.

Si bien me estoy acostumbrando, no sé si algún día podré estar del todo segura de que voy a salir de mi casa y no me voy a amargar, no voy a llorar, no voy a indignarme y querer agarrarme a trompadas con alguien.

Definitivamente este país no es para cualquiera. En mi caso siempre fui muy sensible al dolor ajeno. Bueno, acá no se puede caminar dos cuadras sin ver una escena que te parte al medio. Entonces para mí es un enorme desafío no solo dejar de ver todo con ojos occidentales sino poder lidiar con mi incapacidad de tolerar el sufrimiento y desprotección de tanta gente.

trabajar me va a hacer muy bien. Así que ahí vamos, arranco el miércoles. Ya les iré contando.

 

kotla

 

 

Anuncios

6 comentarios en “Villa Kotla

  1. Vamooooo que no decaiga!!
    No me puedo imaginar lo dificil que debe ser, pero si lográs cambiar una vida en algo mínimo, habrá valido la pena el esfuerzo. Fuerza de todas las madres que somos mas fuertes que los dioses.

  2. Me parece lo más sano del mundo que estés ciclotímica. Cualquier otro estado sería desequilibrio puro. Indica que vas bien. Fuerzas y mirá todo lo que conociste, viviste en tan sólo unas semanas! Exitos Agos!

  3. Te entiendo y sólo estuve un mes, ese país te parte la cabeza … Las ambigüedades e injusticias son tantas y tan naturalizadas! Colgué en responder, estuve en Delhi, Samode, Agra, Jaipur, Varanasi, y ex palacios que hoy son hoteles y pueblitos del medio porque fuimos por ruta . Después volamos a Katmandú. Espero más relatos! Beso

  4. Ah! Te recomendè por Inst. que visites el templo sij o sikh, acabo de buscar el nombre porque no lo recordaba, Gurudwara Bangla Sahib, son los que usan turbantes de colores y barba super larga. El lugar es una belleza, y tiene adentro un comedor gigante en donde voluntarios hacen chapati y curry. Por otro lado no sé si leíste sobre ellos, pero es alucinante porque NO creen en el sistema de castas.
    Te hacen descalzar y hay partes en las que hay un poco de barro… pero vale la pena!
    Ese fué el primer lugar que visité en India, después de la mezquita Juma Masjid!

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s