Aniversario

El sábado pasado tuve mi primer jornada de trabajo sola con los chicos. Preparé todo, practiqué las frases que sé en hindi y lo que iba a enseñar en inglés con mucha anticipación. Estaba nerviosa como el primer día que entré a un aula como profesora, allá por el año 2007. 

La idea de mis clases es enseñar inglés a través del origami. Al menos por ahora ya que la escuelita no cuenta con recursos, no hay pizarrón, ni sillas, ni mesas, sólo algunos chicos tienen útiles. Entonces arrancamos así y después veremos como seguimos. Son dos grupos, uno de chicos de cinco a siete y el de los más grandes, de ocho en adelante. A los chiquitos les llevé hojas numero cinco para que pegaran los peces de origami de distintos tamaños y colores. Entonces aprendieron algo de vocabulario, colores, números del uno al diez. Como yo les hablo en inglés y sólo cuando es necesario uso órdenes en hindi, también se van a ir acostumbrando a escuchar instrucciones en inglés. Con los más grandes fue un poco más fácil ya que están más familiarizados con el idioma que hablo. Fue complicado, no les voy a mentir, pero ellos aprendieron y yo también, es increíble lo que retenés ante la desesperación por comunicarte.

Terminé agotada pero súper conforme. Los chicos están muy predispuestos a aprender inglés, saben que les sirve y se desesperan por más. También son muy respetuosos, pacientes y buenos compañeros. 

Aprenderme sus nombres es un tema, se matan de risa cuando pronuncio mal o me los confundo, pero les gusta que hable algo de  hindi, que ya sepa lo básico como para defenderme.

Luego de casi cuatro horas no daba más de sed y le pedí a uno de los chicos que fuera a comprar coca cola. No quería pedir agua y tener que rechazarla si no venía en botella cerrada, así que me pareció lo más fácil para todos. Le di 200 rupias y se fue al almacencito más cercano. Terminamos la clase y limpiamos todo, levantamos los papeles, doblamos la manta que usamos para no sentarnos directamente en el piso y barrimos bien todo. Les dije que me tenía que ir y ellos en hindi me decían cosas que yo no captaba, pero básicamente entendí que no querían que me fuera todavía. Llamaron a un pibe grande que me explicó en inglés que los chicos querían que esperara las cocacolas así yo tomaba primera. Dije que no importaba, que tomaba en mi casa pero que tenía que volver con mi bebé. Ellos retrucaron que por favor, que yo las había comprado y que querían compartirlas conmigo. Esperé y tomamos todos. Luego me subí a un autorickshaw y volví a casa.

Al día siguiente partimos a Agra con Andrés, Ceci y Julia. Pensé que me había perdido la aventura del tren y que un viaje de tres horas en una autopista nuevísima y casi vacía no me daría anécdotas, pero claro, esto es India y siempre pasa algo. A la media hora de viaje comprobamos que el chofer se estaba quedando dormido en pleno viaje. Dos horas y media atentos a que no se durmiera. Si pestañeaba, alguno de nosotros cantaba o le daba un golpe a su asiento o nos poníamos a discutir en voz alta. Ahora es divertido pero en el momento me morí de nervios. Pensamos que tal vez habìa dormido mal, pero el lunes, cuando emprendimos la vuelta, el tipo arrancó de nuevo con el sueño y no lo podíamos creer. Tuvo una noche y medio dia para dormir, no sabemos que hizo pero no descansó lo suficiente. Otra vez tres horas de malabares para mantener al tipo despierto. 

El Taj Mahal es una locura de perfecto. No lo ves a lo lejos, sólo una vez que entrás al predio y caminás como dos cuadras. De pronto lo ves a través de una especie de arco y la emoción es tal que a mí se me caían las lágrimas. Gorda monumento. 

Al llegar de Agra nos vestimos occidentales no exhibicionistas y nos fuimos a la embajada argentina. Hay treinta argentinos registrados que viven en Delhi. Celebramos la fecha patria con empanaditas y vino. Este viernes salimos a comer sushi.

Estoy cada día mejor, con más proyectos y ganas de estar acá. Igual estar tan lejos hoy me pesa. Hoy se cumplen dos años de la muerte de mi viejo. Cómo me gustaría abrazarlo,  verlo jugar con Julia, contarle sin miedo a críticas todo lo que me duelen los rickshaw pullers. Él me hubiese entendido porque estas ganas de ayudar las heredé de él.

Todavía estás vivo en mi sentido del humor, en mi sensibilidad y en tantas otras cosas que solo los que nos conocen pueden ver. Todo mi esfuerzo y cada nuevo logro te los dedico a vos, papá. 

 

la foto

 

1554613_10152612019924659_1296701525010232088_n

 

ah listo que perfecto

ah listo que perfecto

 

taj

 

Anuncios

21 comentarios en “Aniversario

  1. Papi esta muy orgulloso de ti mi vida! sos incansable y dedicada a tu tarea y pones el corazon, como el. Seguro esta revoloteando ahí junto a ti con tus chicos…

  2. Nuevamente muy identificada, qué loco. Mi papá también murió hace 2 años y tampoco conoció a mi hijo. Y cada día que pasa siento que me parezco más a él. Locuras de la vida.
    Me encanta cómo transmitís el sentido de la vida de allá, el respeto de esos chicos… ¡cuánta falta hace acá!

  3. Agos que lindo todo lo que contas cuantas experiencias hermosas como asi también fuertes. Seguro que tu papa te esta mirando desde algún lugar y esta orgulloso de todo lo q estas haciendo. Besoooo enorme.

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s