Ser padres hoy / Hong Kong con hija de dos

Llegamos a Hong Kong el sábado a la mañana y apenas me senté en un banco a esperar las valijas me encontré con una lata de leche.

De todas las ciudades que conozco, ésta es la más opuesta a Delhi: ordenada, limpia, sin pobres, silenciosa, tímida. Uno camina por las calles de Hong Kong y desearía quedarse a vivir. No sé si eso pasa en Delhi, al menos no si te quedás pocos días, en general querés huir despavorido, llorar, sacar un pasaje a Suecia y olvidar que India existe en el mapa.

Cuestión que acá estamos y la estamos pasando genial. En otro post les contaré especialmente las curiosidades de este lugar porque hay miles, pero hoy hablaré de nuestra jornada en Disneyland y Kaoloon.

A las diez de la mañana salimos bañados y listos a tomarnos el bondi que nos deja en la estación de subte. Ni hablar que el bondi llega a horario y está más limpio que nosotros. El subte lo mismo. No te dejan comer ni tomar ni absolutamente nada en ningún transporte público. Tampoco se puede fumar en casi ningún lado.

Sigo.

Llegamos a Disneyland y apenas cruzamos la puerta vimos un tsunami de adultos sacados pidiéndole autógrafos a mickey como si el ratón fuera verdadero y no un chino disfrazado. Yo no sé qué le ocurre a esta gente pero el 80% de los adultos se habia comprado todo el merchandising disponible en el parque y se sacaban fotos desesperados con cuanto macaco encontraban.

Julia ya demostraba signos de desgano y en el único momento que esbozó una mínima sonrisa fue luego de comernos 30 minutos de cola para sacarnos foto con el ratón mickey.

Los juegos estaban buenos pero para julia era lo mismo sentarse en las tazas locas que ver el canal rural, así que pronto decidimos que mejor la dormíamos y comíamos algo.

El choque de vivir en un país donde la excepción es comer carne a venir acá, donde se comen ABSOLUTAMENTE TODO SER VIVO QUE SE LES CRUZA, es fuerte. Todos los platos llevan carne. Hasta el plato vegetariano viene en una base de caldo de pescado. Esta gente es tremenda. Me extraña que conserven a sus mascotas vivas. Así como uno puede comprarse un paquete de papas fritas o galletitas dulces ellos manducan una pata de pavo al paso. O calamar prensado. También les gusta comer patas de gallina en sangre de pato, ponele. Y mucho intestino. Lo más lindo es que no les importa camuflar nada, acá te muestran el pollo con la cabeza y le enchufan un tomate seco en la boca a modo de lengua afuera. Y en los mercados podés sentarte en unos antros de perdición llenos de palanganas con agua donde elegís el bicho que querés y lo matan ahí a la vista para cocinártelo. En fin, la estoy pasando un poco como el orto en materia de comida.

Volviendo a disney, después del cuarto o quinto juego que Julia ignoró olímpicamente la bajamos del Mei tai (nuestra salvación, compren uno si su hijo es como julia que no usa cochecito) y la dejamos que hiciera lo que quisiera. ¿fue a abrazar a la cenicienta? ¿a la zona de Toy Story a treparse al señor cara de papa? No, mi hija se puso a jugar con los tachos de basura. Semejante parque y ella muerta de risa abriendo y cerrando tooodos los tachos que se iba encontrando.

En fin, después de un rato de elegir juegos que nos interesaran a nosotros, emprendimos la retirada junto con 100000 chinos.

Y ahí arrancó el desastre.

Cuando nos subimos al subte le dimos el ipad a julia para que no nos rompiera las pelotas y en la combinación, cuando lo guardamos para cambiarnos de tren, se desató un berrinche sin precedentes que quedará en los anales de nuestra historia. El subte lleno y Julia llorando, pegándonos, pataleando y pegando unos alaridos que además de quererla revolear por la ventana nos moríamos de verguenza. NADA la calmaba. nada. Ni yo, ni cantarle, ni dejarla tranquila. Cuando la dejábamos en el piso se retorcía como poseída sólo para luego levantarse a darnos patadas. Chucky el muñeco asesino era Gandhi en comparación.

La gente nos miraba de reojo pues los niños de acá son muy juiciosos. Nosotros aguantando.

Un rato después, cuando pasó la tormenta, Julia arrancó con sus chistes y sus imitaciones como si nada hubiese pasado. Nosotros pensamos en volver al hotel pero decidimos que no, que no nos íbamos a rendir tan fácil. seguimos viaje hasta Kowloon, donde subimos al piso 101 de un edificio para comer en uno de los tres restaurantes que tienen vista al skyline de hong kong. Imaginen lo lujosos que son esos restaurantes y ahora imaginen lo andrajosos que estábamos nosotros luego de un día de acá para allá y el reciente berrinche. Obvio dos restaurantes nos dijeron que no había lugar y el tercero no la careteó y alegó que no aceptaban niños.

Ustedes pensaron que nos volvimos al hotel? No, preguntamos a todo ser humano que se nos cruzó y luego de que 999 no entendieran inglés, uno nos díjo dónde podíamos ver el show de luces y el skyline y allí fuimos. Lo vimos y luego subte de nuevo hasta Mong Kok donde comimos y nos volvimos al hotel en bondi.

LLegamos hace un rato, después de casi 13 horas afuera, y estoy escribiendo mientras Andrés y Julia duermen. Tener un hijo de dos años no es fácil, irse de vacaciones con tu hijo de dos años es más difícil que no irse. Lo bueno es que nos fuimos, lo bueno es que caminamos 13 horas y que volveremos llenos de anécdotas graciosas, penosas, divertidas. Lo bueno es que somos padres juntos.

10006360_10152925992624659_8864902835779956034_n

latita de leche

10373723_10152925992104659_2223143039224717769_n

elige tu propia cena

10906349_10152925991624659_950659423648832543_n

tenes treinta años, mami

30122014-DSC_2255

pidiendole autografo a un muñeco de felpa

30122014-DSC_2314

máxima diversión en las tazas locas

30122014-DSC_2260

10431712_10152925433344659_6723966486687841848_n

julia jugando con los tachos de basura

Anuncios

45 comentarios en “Ser padres hoy / Hong Kong con hija de dos

    • Mirá, yo quería ir a una playa, Andrés dijo que no pues sería complicado y mejor una ciudad pro niño. Al final me dijo que es peor la ciudad, la próxima probamos playa así no caminamos como cochinos.

      • Nosotros fuimos a la playa el año pasado (a Colonia, Uruguay) y lo pasamos genial, pero cabe aclarar que ninguno de los dos es muy adepto a pasarse el día de sol a sol en la arena, sino que aprovechamos para ir a la mañana temprano, y después, cuando baja el sol. La gorda disfrutó mucho y se la pasó en el agua. En nuestro caso, calculo que Disney quedará para cuando cumpla los 15.

  1. Uf te entiendo tanto. Estoy en Islandia x 3 semanas con mi hijo de 14 meses q no puede estar dos minutos quieto. Todavia me pregunto como sobrevivimos a 17 horas de vuelo entre esperas y conexiones

      • Sip Islandia, mi marido es islandes y vinimos a pasar las fiestas. Aca todo el mundo es superfanstico de la navidad. Por todas partes decoracion en extremo, solo se escuchan cancliones navidenias y se juntan todo los parientes dia por medio. Lo malo q no es q me embolo y salgo…. noooooo hace -10 grados y 20 cm de nieve como minimo asi q con el pibito es imposible. Compramos un traje termico q parece maggie simpson y q requiere mucha paciencia ponerlo y sacarlo entre berrinches y movientos espasmodicos.
        te sigo desde q nacio julia, yo recien embarazada me identificaba mucho y tambien tu hermana latinoamericana sandy. Beso
        @valedesiata

      • mi marido delira de amor por islandia, yo creo que no aguantaría el frío. odio el frío y la nieve. gracias por leernos! pronto vienen aventuras juntos, llega el 1 de marzo a india 🙂

  2. Hola! Me gusto este post. Identificada aunque mi beba tiene 2 meses. Pero parece aproposito estoyben super o negocio y llanto!!!
    Como es tu mei tai ? Cual recomendas? Las mochilas son caras y no me convencen!!!!!
    Beso

    • Hola!! Fíjate en Cerquita Mío, googlealo, me han dicho que ellos venden mei tai. A nosotros este no nos salió barato, supongo que porque lo compramos acá que es caro, pero VALE CADA CENTAVO q se gasta pues es muy cómodo. Muuuuy. Igual yo usé una tela para atarme al cuerpo durante el primer año de Julia. Fíjate los modelos en Boba.com besoooo

  3. Hace una semana nos fuimos 5 dias con Ulises que tiene 17 meses y aunque se porto fenomenal notamos que es asi de dificil y diferente viajar con un hijo chiquito. Y eso que fueron pocos dias. Y eso que alquilamos auto.
    La rreflexión al volver fue que la próxima playa, todp incluido,y cosas al alcance para hacer cuando nos pinte y segun el animo.
    y eso que vivo en una isla mira lo que te digo.
    Explicame un poco el mei tai. Con el foulard y 14 kilos de bebote ni te cuento recorrer la Alhambra…

    • Hola!! Creo que me aburriría en la playa, pero voy a tener que probar pues esto está muy intenso y volveremos más cansados un antes.

      En cuanto al mei tai, googleá mei tai par saber como son o fíjate en cerquita mío o boba.com porque el mío es de esa marca. Es muy resistente y al llevarla en la espalda no es molesto, al contrario, aunque luego de unas horas cansa, obvio, mi hija pesa DIECISÉIS KILOS!!!

  4. Muy lindo post. A partir de los dos años comienzan a formar la personalidad, son intolerantes al fracaso y reaccionan físicamente, no pueden decir “estoy cansada/o, no quiero pasear, me aburro”. Paciencia!

  5. Llevamos tres viajes con hijo mayor y sobrevivimos a berrinches varios. Claro que después de las vacaciones, parecía que necesitábamos otras para descansar de esa “aventura”. 2015 se viene con dos críos. No voy a dejar que mi marido lea esto porque temo terminar de vacaciones en el balcón de casa. BTW, me compré un mei tai con Amalia sin siquiera saber que se llamaba así. Lo re uso y a la gorda le encanta.

    • el mei tai es la vida misma. y TE ADMIRO por tener el valor para tener otro hijo. yo antes de embarazarme me pego un corchazo.

  6. Me encanta tu blog –y el de la faraona Sandy, obvio- y aunque te leo siempre, nunca comento!
    Estoy embarazada y al leer lo del berrinche entré en pánico. Creo que me hubiese puesto a gritarle a los otros pasajeros: QUE MIRAN CHINITOS???
    Celebro que tu decisión fuese más civilizada.

    • no te preocupes, la naturaleza es sabia y junto a los berrinches arrancan a hablar y es lo mas dulce y lindo que te pasa en la vida. literalmente te derretis de amor.

  7. La foto con los tachos de basura es TODO. Esa nena me mata de amor.
    En Alemania son muy intolerantes con los niños en la vía pública; pueden estar mas no “molestar”. Así que te hubiesen mirado igual o peor que los chinitos. No sé cómo hacen, pero nunca vi un berrinche :O Les darán DOROGA?

    • la verdad es que es un suenio viajar por asia. estoy q no quepo de feliz.
      en cuanto a nuestros retoños, si, ese constante estado de querer pegarse un tiro y morirse de amor por ellos.

  8. Ay! Me divertí con el post mal..Me siento re identificada!! Qué dificil es transitar la etapa de los berrinches y no morir (ni matar ) en el intento…La fotos de las tazas locas es mortal. Yo que vos la hago cuadro jjajajaa.

    pd:A favor de Julia debo decir que esos tachos de basura erann muyyy bonitosssss 🙂

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s