hasta que el horóscopo nos separe

hoy les voy a contar una historia que parece salida de una peli de bollywood pero es moneda corriente en el norte de este dichoso país.

Los dos son conocidos míos así que si bien no hablan español, el cambio de nombres me parece necesario.

Ella se llama Djoti y trabaja como cajera en una tienda. Tiene 24 años y es súper tímida. La conocí el día que tuve que esperar una hora mientras cocinaban todas las pakoras necesarias para el desayuno en Motia Khan.

Yo hago abuso de mi ser extrovertido, sobre todo cuando me topo con una india vergonzosa. Entonces me despacho con cualquier disparate, por ejemplo, querer presentarle a mi amigo Prem.

Ambos solteros, ambos divinos y en edad de casarse: bingo.

La chica se rehusaba pero cuando vio la foto de Prem le gustó y aceptó pasarme su número de celular, y mi amigo se enganchó enseguida pues la chica es linda y él está desesperado por ponerla. Y enamorarse (?).

Quedó ahí, corrieron los meses y yo pensé que nada había pasado hasta hace unos  días, cuando me enteré de que Prem y Djoti estaban saliendo. Se gustaron desde el minuto cero. Salieron, pasearon, hablaban de futuros viajes y de mudarse a Kerala. Mi amigo me contaba todo esto y yo me hinchaba de orgullo por haber sido la celestina que terminaba con dos tristes soledades.

Pero claro, esto es india y a la India le encanta el drama.

Resulta que desde el vamos ellos corrían con una desventaja: son de castas y de comunidades diferentes. La casta de ella es mucho más alta que la de Prem y eso a los padres de mi amigo les cayó súper mal.

Ya les conté que en algunas provincias de India como Haryana y Uttar Pradesh (de donde es Prem) para que una pareja (o dos familias) se únan es requisito fundamental pertenecer a la misma comunidad y ser de la misma casta. Una vez que eso se consigue no queda todo ahí, sino que tienen que ganar sueldos parecidos (ella menos que él) y sus horóscopos tienen que ser compatibles. Resulta que hay 36 puntos de sus horóscopos en los que tienen que coincidir al menos en 19, si eso no se da se cancela el noviazgo y chau pinela.

Así de fácil y así de cruel.

Los padres de Prem no son muy flexibles, sobre todo poque él ya está en edad de casarse, pero lo vieron tan enamorado que decidieron ceder ante las diferencias mayores, dejando todo en manos del horóscopo. Si se cruzaban las cartas natales y coincidían en 19 o más de los 36 puntos, entonces aprobarían el noviazgo.

Prem y Djoti estaban felices y nerviosos y cada día más enamorados, porque obvio que si mezclan dos jóvenes vírgenes de veintipico con una historia de amor complicada resulta en una pasion descomunal y prohibida que quita el sueño.

Una semana estuvieron en vilo hasta que los cálculos se hicieron y el resultado salió a la luz.

Catorce coincidencias. Catorce.

No importó el amor por Kerala, ni las ganas de viajar a Suiza ni los nombres de los hijos ni el fanatismo por el fútbol que los dos compartían. Ya no había de donde agarrarse y las familias no se iban a unir.

Entonces Prem me contó que todo quedó en el olvido y que ya no podría volver a ver a Djoti. Ni siquiera como amiga.

Y no sólo eso, sino que los padres de Prem están buscando una reemplazante para casarlo lo antes posible, entonces, mientras él se trata de olvidar de Djoti recibe cinco fotos por día de mujeres que sí son de su comunidad y sí de su misma casta y probablemente el horóscopo y lo demás ya esté chequeado.

Ella, en un intento de salvar el verdadero amor, le propuso irse juntos de viaje sin que sus padres se enteren, y si veían que el viaje juntos salía bien, imponerse ante la familia de él hasta que éstos acepten.

Mi amigo lo pensó, pero conoce sus limitaciones y sabe que por muy abierto que sea, hay cosas que no se anima a hacer pues la decepción de la familia sería demasiado grande.

Ella desconsolada, él sintiendose un boludo sin coraje y otra pareja que queda en el olvido gracias a la maldita tradición india. Prem probablemente se casará con quien sus padres elijan, Djoti se va a recuperar y tal vez pueda enamorarse de alguien que no sea del norte. Lo que sí es seguro es que, aún amándose, no se van a cruzar nunca más.

Un Tinder para toda la vida

Esta mañana mientras me acicalaba me sonó el celular y vi que eran mis 10 pretendientes del día en Shaadi. Shaadi es una aplicación que te bajás en tu teléfono y funciona como un Tinder pero en vez de buscar gente para salir y ver qué onda, se busca candidato para casamiento.

Cuando subís tu perfil te preguntan desde qué color de piel tenés hasta cuánta plata ganás anualmente. Y no todos los perfiles los suben los candidatos en cuestión sino que es muy común que los padres busquen pareja para sus hijos.

Si no fíjense en esta publicidad de Shaadi.com donde una madre sufre pues su hija no demuestra mucho apego por las tradiciones y no encuentra candidato para casarse. El padre le cuenta a la pobre mujer que gracias a Shaadi.com encontró como 50 posibles maridos para la joven rebelde.

Esto es muy común en India porque aun entre las familias más abiertas y modernas, cuando van pasando los años y los hijos no se casan, los padres empiezan a presionar. Ni hablar que los padres conservadores prefieren tener a todos sus hijos casados antes de los 25 años. Entonces, podés tener la suerte de que no te elijan a tu marido o mujer, siempre y cuando no pases de los treinta.

En tu perfil es obligatorio aclarar tu edad, comunidad (casta), color de piel, horóscopo (con ascendente, luna en qué planeta y demás), nivel de estudios, trabajo que desempeña el padre, sueldo y si la suya es una familia apegada a las tradiciones o no. Es que, aunque a ustedes les parezca demasiada información, piensen que se busca alguien para toda la vida.

Como este fenómeno me parece de lo más interesante decidí armarme un perfil en Shaadi y me llegan muchos candidatos cada dia, la mayoría de mi edad o mayores. Hombres de 32 para arriba que nunca estuvieron casados, con esto me refiero a que tuvieron raros si no nulos encuentros sexuales con el sexo opuesto. A eso hay que sumarle dos datos más: El primero, la mayoría de las mujeres indias están en la casa y salen poco y nada. Hoy viajaba en subte y confirmé una vez más que de los ocho vagones sólo uno está lleno de mujeres. En los siete restantes viajan hombres. Siete a uno. Y eso que vivo en la capital. En la calle también se nota la mayoría abrumadora de hombres.

El segundo dato: En india hay más hombres que mujeres. El estado donde hay diferencia mayor es Haryana, al norte de Delhi, con setecientas mujeres cada mil hombres. Es que como dice el refrán indio, “Tener una hija es como plantar una semilla en el jardín de otra persona”. Son caras porque trabajan poco, hay que juntar plata toda la vida para la dote y una vez que se casan se mudan a vivir con su nueva familia. Entonces sucede que abortan o matan a las recien nacidas esperando que nazca un hijo varón al que después no tienen con quién casar. Eso da lugar al tráfico de esposas. Las compran de estados pobrísimos como Bihar o West Bengal y se las traen a Haryana para casarlas con estos hombres desesperados. Imagínense estas pobres mujeres, que son compradas por nada y deben cruzar medio país para ir a parar a una familia que en el mejor de los casos no la muele a golpes si se queja de algo. Y se tiene que acostar con un tipo que no eligió y fumarse toda la vida a una suegra insufrible.

Hay campañas para alentar a las familias a celebrar el nacimiento de una niña, pero todavía son inútiles en los estados más conservadores.

Mi amigo indio, (con el que ya me arreglé por cierto) me contó que ni en Shaadi puede encontrar mujeres. Que el 70% de los perfiles son hombres. Shaadi sirve sobre todo si sos mujer.

Entonces pienso y deseo unir soledades. Samrita y mi amigo indio. Los voy a presentar. Se imaginan?

10906109_10153011924784659_322568947736196491_n10943061_10153011924779659_6452077030049164923_n

10942587_10153012004454659_484300545204625435_n

carroza en el Republic Day “Beti Bachao, Beti Padhao” significa proteger y educar a las niñas.