My name is Tina

Hoy empecé mi curso de Hindustani al que voy con las francesas. Es hindustani y no hindi puro porque es un curso corto especialmente para movernos en la calle y en el refugio, y mientras que en algunos estados de India se habla hindi puro, en Delhi el hindi está mezclado con urdu (el idioma nacional de Pakistan), por eso hindustani.

Cuando nos presentamos, la profesora avisó que probablemente le cueste recordar los nombres ya que los nombres franceses no le son muy familiares y la entiendo perfectamente ya que trabajando en Buenos Aires yo tenía memoria prodigiosa con los nombres de los chicos y acá me cuesta UN PERÚ recordarlos pues sus nombres me suenan rarísimo. OK con los comunes como Rahul, Vijay, Prya, Roshni. Pero después tenés chulbule, kajal, Aarti, Adeeb, Guldesh y los demás no los escribo porque francamente no me los acuerdo. También hay nombres graciosos y si bien no llegan a la rareza de los uruguayos, hay quienes se llaman Lovely o Happy. Que en un niño es tierno pero de repente ves a un tipo con una cara de violador serial que se la pisa y te dice que se llama Lovely y te da un toque de cosa.

Volviendo a la clase, cuando me tocó a mí dije Tina y ella respiró aliviada. Le dije que en realidad mi nombre es Agostina pero que Mamila me lo había cambiado porque Agostina es imposible de pronunciar para los indios. Entonces me contó que las mujeres cuando se casan tienen la posibilidad de cambiar su nombre. Ya sea porque no les gusta o en el caso de que se llamen igual que la suegra (y eso no está bien visto) la mujer elige un nombre nuevo y durante la boda sucede la transformación.

Tanto ayer como hoy estuve en dos hospitales, ayer con mi amiga Sophie porque teníamos turno con Mathew Varguese, el super cirujano ortopedista que nos habían recomendado. Resulta que luego de ir de acá para alla y de que le hicieran radiografías el doctor dijo que es imposible la cirugía (el accidente fue hace 3 años) sin antes tenerla de uno a dos meses internada para ir moviendole el femur a donde debe estar para luego recién operarla. Que si bien no va a quedar perfecta, va a caminar muchísimo mejor y su vida mejorará notablemente.

Hablamos con la trabajadora social y como es un hospital privado, nos pueden hacer un descuento pero nunca pueden operarla gratis aunque es indigente. Hoy la buena noticia es que en el hospital publico tenemos a una francesa que vive en Delhi y trabaja en el hospital hace muchos años y nos dijo que si bien Varguese es un genio, la tracción previa a la cirugía se puede hacer gratis en el público, que ella puede conseguirnos una cama.

Por suerte la familia de Sargi aceptó aunque nosotras teníamos dudas de si iban a querer tenerla internada seis semanas y si alguien podía acompañarla. Pero claro, ilusas, tanto la niña como su familia saben que en el hospital no va a pasar frio ni hambre y que obviamente va a mejorar, así que están contentos.

Hoy volvimos a llevar a Adeeb, el nene con raquitismo, ya que el gastroenterólogo y pediatras querían ver el resultado de la biopsia. Antes de darnos el diagnóstico lo pesaron y me partió el alma ver que con seis años pesa menos que mi hija. trece quilos.

Por suerte no es celíaco y su raquitismo tan severo se debe a falta de sol (no sale nunca del refugio) y a la mala nutrición. Tiene un tratamiento de inyecciones y mil suplementos más antibióticos para un problema en su duodeno.

Ahora nos queda llevar al hermanito mellizo de Adeeb el martes que viene pues también muestra signos de raquitismo y arreglar la internación de Sargi. Nos sentimos genial.

Cuando devolvimos a Adeeb al refugio entramos a la escuela y estaba llena de niñas. Sargi vino corriendo a abrazarnos. Que lindo trabajo tenemos.

sarjiii

así quedó la cadera de Sargi por el accidente.

sarji

casi no puede apoyar el pie

sarji kajal

Kajal y Sargi

adeeb

Adeeb enojado luego de su inyección.

Anuncios

Sipu – El vecino racista que me ama – Expresarse con la uretra

Recién vuelvo de llevar a Julia al jardín con mi chofer de corcel blanco, Sipu. Como ya les conté Sipu es mi cyclerickshaw puller y mi hombre de confianza. Lo amo porque no me da bola. Al principio le ofrecía agua fría o chocolates y me decía que no con cara de “a ver, mogólica, querés lavar culpas conmigo? subite y cerrá el pico”. Ahora ya no le ofrezco nada y nos comunicamos a través de gestos. Cuando llego al playschool y dejo a Julia él llama a los chicos de la obra y les dice cosas que sabe que yo estoy tratando de pronunciar en hindi pero no se me entiende nada. La semana pasada le pedí a Mamila, mi sai baba, que le pregunte cosas a Sipu. Si tenía familia y si los iba a visitar seguido. Sipu respondió que tiene mujer y un hijo de dos años. Que este año ya no iba a ir a verlos. Le pedí a Mamila que le dijera que yo le podía pagar el viaje en tren para que vaya unos días en Diwali y unas rupias como para justificar sus días sin trabajar. Se puso frenético y me dijo que sí, que aceptaba porque extrañaba a su hijo. Desde ese momento sigue sin pasarme mucha cabida pero sonríe. Toda esta movida de Sipu en Calcuta es patrocinada por una chica diosa que colaboró con la causa. Gracias Vale. En otro orden de cosas, ayer fui a un museo de artesanías y todos los guardias estaban durmiendo la mona. Me podría haber choreado altas reliquias pero no lo hice. Acá los hombres mean en cualquier lado. Pero en cualquier lado. Una esquina, un paredón, una maceta, un árbol. No esperan a que esté despejado de gente, si te descuidás te salpican como en Esperando la Carroza. Es un gran problema en india y por más que hagan campañas y pongan meaderos públicos, los indios mean en tu cara igual. Belén me pasó una nota sobre unos tipos que van enmascarados en un camión con tanque de agua y cuando ven a un “offender” lo mojan con la súper manguera. Esto no es lo único desagradable que hacen los indios. También escupen y dejan una escupida roja que parece de sangre pero es de Paan, un paquetito de hoja de betel a la que le untan una pasta a base de cal y le espolvorean cosas, entre ellas tabaco y pedacitos de nuez de areca. La cierran y a la boca. Es estimulante y psicoactiva y cuando escupís la saliva sale roja. Un asco. Es muy común en Asia y hay una variedad enorme de paan, según la ciudad usan rellenos diferentes. Mascar mucho paan te pudre los dientes. Tengo un vecino que es muy simpático y creo que me ama en silencio. Le regala libros a Julia y siempre me da charla. Capaz solo quiere robarme los órganos, vaya uno a saber. Ya es la segunda vez que charla va, charla viene me dice que los cyclerickshaw pullers son todos bangladeshis e ilegales. Que aunque digan que son de Bihar o Calcuta no es cierto y que hablan poco porque su lengua es el bengali y no hablan buen hindi. Todo esto lo dice con cara de que los detesta. Si detestás a los ciclerickshaw pullers me detestás a mí, enano enamoradizo. Me quiere convencer y yo le contesto “ay ojalá sean de Bangladesh, amo Bangladesh” Y me mira con cara de que estoy loca. Chupala, brahmán. Para los que se preguntan qué pasó con los chicos de la obra, todavía no pude comunicarme con la familia para preguntarles si les parece que les enseñe a las chicas, es muy difícil porque no hablan nada de inglés y poco hindi. Kamla, la niñera de Julia, habla bengali bastante bien así que tal vez le pido que me haga de traductora. Por ahora les compré libros para practicar las letras y los están completando.

pissing tankers

amo pissing tankers

pissing tankerss

paan

paan

paan2

el paan wallah, o el hombre que te prepara paan