Lista de deseos.

Hoy en Motia Khan tuvimos la primera jornada de dibujo, o sea que después de darles el desayuno, el calcio y demás, los hicimos sentar en el piso y repartimos libritos para colorear y lápices de colores. Se armó revuelo al principio porque se desesperaron al ver tantas cosas nuevas para ellos, pero luego de unos minutos estaban todos pintando y compartiendo los colores. Estuvimos un rato así, ayudándolos a sostener los lápices de la manera correcta, festejándoles cuando terminaban de pintar, evitando peleas. En un momento me levanté del piso y vi que una mamá de tres niñas estaba con su bebé en la teta pintando como los demás chicos. Probablemente ella tampoco haya podido pintar ni ir a la escuela. Seguro cuidó hermanos desde chiquita como hoy hace su hija mayor. La miré, le alcancé más colores y seguí pasando por los grupos. Verlos a todos tan sonrientes, haberles podido dar ese momento de alegría me dejó en un estado que no entiendo del todo. Estoy ridículamente feliz, estoy emocionada, ansiosa por seguir yendo. Y sobre todo me siento satisfecha porque un día, hace años, pensé que quería trabajar para esta gente, para este grupo de olvidados entre los olvidados. Soñé con aliviarlos de alguna manera, con aprender de su fuerza para afrontar la vida, soñé con tener en brazos a estos niños a los que nadie quiere tocar. Y hoy estoy acá. Entonces finalmente todo lo duro de este viaje tiene su recompensa, porque es difícil pero es extremadamente gratificante. Porque vale la pena, porque no importa que sean miles y que no vaya a ver la solución mientras viva. Vale la pena.

Gracias a Gloria, a Mara, a Maria Luisa, a Valeria y a todos los que confían en mí y me ayudan.

Acá va la wishlist de Amazon, recuerden que 7,20 rupias son 1 peso argentino.

Update: una lectora me dijo que el link da a la pagina de wishlists pero no a la mía, por ahora no pude arreglarlo pero se soluciona si ustedes ingresan mi mail labonaerense@gmail.com en el buscador de wishlists.

10388070_10152799432259659_6156854369892309933_n

me muero por esta niña

10406491_10152799496514659_6669811082205442930_n

Clo, una de mis compañeras francesas

10353569_10152799518804659_406030583713842551_n

No sé si me explico

10346189_10152799507814659_1761646544888627795_n

Siempre quise trabajar con intocables.

Una tarde de domingo del dos mil siete, mirando video tras video en Youtube llegué a uno sobre los Dalits o “intocables” de la India. El video hacía un pequeño resumen del sistema de castas indio y mostraba como esta gente vivía peor que perros durante toda su vida porque ese era su destino según su religión.

Les cuento como funciona esta máquina perfecta de dominación y sumisión.
Según el hinduismo (religión que profesa el 82% de los indios) los seres humanos fueron creados de distintas partes del cuerpo del dios Brahma. Son cuatro divisiones pero hay muchísimos yatis (subdivisiones de castas). Los brahamanes (sacerdotes e intelectuales) pertenecen a la casta más alta y provienen de la boca de Brahma. Los kshatriyas salieron de los hombros del dios Brahma y tradicionalmente eran los guerreros y reyes. Más abajo vienen los vaishyas, comerciantes, éstos fueron creados con las caderas del dios y por último los shudras, campesinos y sirvientes, creados con los pies de Brahma.

20140526-121126-43886685.jpg

Los dalits, parias o intocables, no provienen de ninguna parte del cuerpo del dios Brahma y por eso su función es la de ocuparse de todos los trabajos que los de arriba no quieren hacer o que consideran impuros: limpiar baños o pozos sépticos, levantar animales muertos del camino o retirar cuerpos humanos en los accidentes, trabajos que impliquen contacto con sangre y excrementos y son muy mal pagos, obviamente.
La casta define el estatus social, con quién se pueden casar y qué tipos de trabajo pueden realizar. El matrimonio con una casta inferior se considera impuro y contaminante. Y en el caso de los intocables su nombre lo indica: tocarlos contamina.

¿Cuál es el enganche perfecto del hinduismo? ¿Por qué yo, dalit, no puedo mandar a un brahmán al demonio y dejar de limpiar mierda con la mano?
Bueno, el tema es que cada casta tiene su propio deber (dharma) y al morir el cuerpo, el alma afronta su destino (karma) reencarnando en un cuerpo inferior o superior. Si respetaste tu dharma vas a nacer en cuerpo de la siguiente casta superior, pero si no respetaste tu deber dhármico vas a renacer como un intocable o incluso como un animal. Así una y otra vez te vas purificando o hundiendo más en la porquería.
Y su devoción religiosa es tal que consideran que la pobreza y la discriminación son consecuencia de un mal comportamiento en la vida pasada. Y los ricos y poderosos disfrutan de su estatus actual como premio a su buen comportamiento en el pasado.
Es una decisión divina. Ni siquiera hay que sentir pena ante tan injusto sistema social. Es así.

Resulta que hace casi tres mil años existe este sistema de opresión salvaje y a pesar de que la intocabilidad fue abolida por la ley constitucional india de 1950, en la práctica sigue vigente, más aun en zonas rurales.

El sistema indio de castas me quita el sueño hace ya varios años. En poco tiempo voy a estar en India y pienso ir abierta a aprender y a entender esta forma de vida de tantos millones de personas. El desafío es poder sobrevivir sin querer salir a matar a todo aquel que discrimine a un dalit. Poder trabajar con los sin casta, ayudar aunque sea a un par, como hago acá con mis alumnos.
No sé si voy a poder soportar ese nivel de injusticia sin volverme loca. Entonces, como dije, es un desafío enorme. Espero estar a la altura.